10 de febrero de 2010

PLANETAS EN LA CASA 12.

.
http://www.kier.com.ar/
SU YO SECRETO, de Tracy Marks, es un libro que ha unido Sicología Profunda y Astrología para brindarnos un muy detallado y completo análisis a cerca de los significados de los planetas en la Casa 12. De los muchos significados de la casa 12, para esta ocasión recordemos que es "el cuarto de San Alejo" de nuestro mundo interior. Pero lo más importante, es que su autora de línea Junguiana, no se limita a contarnos sobre el tema, si no que además en la segunda parte del libro, nos cuenta las maneras de practicar ejercicios con sueños, escritos y otras maneras para hacer las paces con áreas en conflicto de nosotros mismos.

Y bueno como dice su misma autora, la finalidad de su lectura es: " ayudarlo a comprender y establecer contacto con esas facetas inconscientes que le pertenecen y trastornan sus aspiraciones, y que, si las integra conscientemente en su vida, contribuirán a su bienestar. Es probable que estas partes suyas, están latentes y reprimidas por los planetas y signos existentes en la casa doce de su carta astral."

SOL, LUNA Y MERCURIO EN LA CASA 12

.
SOL EN LA CASA DOCE

Es usted una persona sensible, muy vulnerable ante el impacto del ambiente en el cual está. Dubitativo en cuanto a compartir sus experiencias interiores, conserva un santuario íntimo dentro de usted mismo, donde se recoge de las exigencias del mundo exterior. Como un rey de su castillo interior, usted ejerce allí su reinado supremo. Sin embargo, otra cosa ocurre con el modo con que usted maneja y dirige sus asuntos terrenos. Porque lo que usted siente es que no pertenece al mundo que la rodea, entonces es el momento en que usted debe crear su propio mundo, tranquilo y protector, para que en él usted pueda ser fiel a su voz interior y seguir su sendero de evolución psicológica y espiritual. Usted necesita tiempo para estar solo y reflexionar, armonizarse con sus pensamientos, sentimientos y fantasías, y librarse de las influencias de los demás, que usted absorbe con demasiada facilidad. Por cuanto se siente conectado con fuerzas espirituales más grandes, le haría bien practicar la meditación como una disciplina que le permitirá obtener la claridad que busca. Sus recursos interiores son vastos; comprenda que cuando usted mire hacia adentro, será cuando se sienta más revitalizado.

El SOL aquí, puede indicar humildad, pero también puede señalar sentimientos de inferioridad y una pobre autoestima. En sus primeros años de vida, tal vez recibió de por parte de las personas encargadas de su crianza, unos mensajes que lo indujeron a creer que no tenía derecho a existir, que sus deseos personales eran egoístas y carentes de importancia y que usted poseía una maldad o una indignidad innatas, que debe expiar. Quizá muy poco de lo que usted hacía o decía se consideraba lo bastante bueno, o tal vez los padres, estaban tan enfrascados en su propio mundo que no sacaban tiempo para atenderlo cuando usted más lo necesitaba. Y MUCHO CUIDADO PUES SI cuando usted era niño y albergaba un muy arraigado sentimiento de culpa y a menudo creía que merecía un castigo, es probable que siendo adulto, en su vida cree situaciones que la hagan sentirse culpable, o que se castigue por mala acción real o imaginada. !

Una pobre autoestima puede alimentar conductas autoderrotistas, la ASTROLOGÍA A TRAVÉS DE SU CARTA ASTRAL le pide que se pregunte:

¿Que hace usted para mantener incorporados en sí mismo mensajes negativos sobre lo que usted vale, y para probarse que es tan indigno como creía serlo cuando niño?

¿Sabotea lo que usted hace en el mundo, para tener una excusa a fin de retirarse en su oculto sitio interior?

¿Se ufana de una imagen personal humilde y virtuosa, e induce a que los demás lo exploten, asumiendo actitudes serviles en sus relaciones con los demás?

¿Crea situaciones en las que se siente humillado como un fracasado para demostrar que usted no sirve, y luego de ello, alternadamente, para rebajarse y hacerse valer, muy pagado de si misma, a su golpeado ego?.

Dependiendo de sus respuestas usted sabrá si debe elevar o no su estima personal.

Su tendencia a ocultarse y retirarse de la vista del público no es probable que sea mero resultado de que usted se sienta un inútil. Es entonces cuando su espiritualidad y ética lo inclinan a valorar una vida de humildad y servicio. Aunque a veces anhela el honor y la gloria, suele contentarse con las tranquilas satisfacciones propias de atender a las necesidades humanas, trabajar en un segundo plano con los que están en malas condiciones, o de ayudar a quienes necesitan su apoyo. Usted no sólo posee notable aptitud para intuir las motivaciones y problemas de los demás, sino también que es extremadamente sensible al apremio de los menesterosos, los enfermos y los discapacitados. Como resultado de esto, usted puede sentirse atraído para trabajar en el campo de la asistencia social o brindar su tiempo, como voluntario de causas benéficas.

En ocasiones el Sol en XII, indica a un padre que psicológicamente, fue inaccesible. Es muy probable que su padre real no tuviera sobre usted una influencia manifiesta. Tal vez haya estado ausente durante muchos años, lo que impidió brindarle un modelo fuerte en lo que atañe al hecho de afrontar la realidad. Asimismo, usted tal vez haya reprimido muchos recuerdos y sentimientos relacionados a su padre, impidiéndole, de esa manera, que influyera conscientemente sobre el rumbo de la vida de usted.

Por esto se le pide cultivar una vida religiosa, pues su fe en un SER SUPERIOR, le permitiría armonizarse con el principio -padre-, que usted no experimentó adecuadamente en función de un padre personal. Así su crecimiento puede implicar aceptación de su verdadero yo y abandono de un yo demasiado pequeño y demasiado grande, de un ego ideal alejado de la realidad, o de una imagen personal que es producto de la fantasía. Al aprender a aceptar sus limitaciones y respetar sus fuerzas, tal vez necesita afirmar lo siguiente: “ YO, POR DERECHO PROPIO, POSEO VALOR Y DIGNIDAD. TENGO DERECHO A EXISTIR”. Aunque es vulnerable respecto de como se expresa y se hace valer, tal vez le resulte provechoso aprender Arte Dramático, psicodrama, oratoria y otras habilidades que lo ayuden a ganar confianza. Cuanto más sólido sea su concepto del Yo, más capaz será para hacer frente y abandonar al egocentrismo, al orgullo y a la arrogancia, los cuales son malsanos y secretamente la socavan e impiden descubrir lo que usted verdaderamente vale.


LA LUNA EN LA CASA DOCE

La Luna sugiere que usted es una persona reservada y que vacila en revelar lo que siente y necesita. A menudo, temeroso de su vulnerabilidad, bloquea su percepción de lo que siente y procura refugiarse, respecto de su mundo interior, en actividades habituales que usted cumple de manera automática. Quizá le sea difícil tomar contacto con su Yo emocional oculto porque desarrolló, a lo largo de su vida, defensas contra los niveles primitivos de necesidad y dependencia que lo aterrorizan. Tal vez sienta muchísima vergüenza en relación con ese yo- niño sepultado dentro de usted.

Reprimidos durante largo tiempo, su tristeza y anhelos tal vez estallen a veces como lágrimas infantiles, que parecen ser regresivas y fuera de lugar. Como Alicia en el país de las maravillas, que se ahoga en un torrente de lágrimas, usted se siente abrumado, y procura aplastar cualquier intento de exhibir en el futuro sus sentimientos. Su lema puede ser: “Sé fuerte; no llores”. Usted no solo teme ahogarse en sus sentimientos y necesidades, sino que también teme revelar a los demás sus vulnerabilidades, para que no se rechace o abandone.

Tal vez por experiencias traumáticas de cuando era niño, en las que usted sintió un insoportable desamparo y una no menor necesidad y dependencia en relación con un progenitor que no podía responder con sensibilidad, usted aprendió a temprana edad, a volverse hacia sí mismo y establecer su propia autonomía. “Debo estar solo: no necesito a nadie”, fue lo que usted decidió cuando se negó a relacionarse emocionalmente y aprendió a alternar con la gente, pero sin comprometerse plenamente. Emocionalmente autónomo y aislado, usted se convirtió en un sobreviviente capaz y aprendió a representar con eficacia los papeles que le pedían. Pero a menudo, como resultado de su represión se siente vacío y agotado.

Obligado en sus primeros años a volverse hacia sí mismo, usted aprendió a cuidarse y a reemplazar los cuidados que no recibía de los demás, con conductas y actividades sustitutas. Como resultado de esto, tal vez sea compulsivo en cuanto a sus propios rituales de cuidado personal, especialmente en función de sus alimentos. Las tendencias a la anorexia, la adhesión a dietas estrictas, la preocupación por las artes culinarias y el temor a comer en restaurantes son manifestaciones de la luna en la Casa Doce. A veces, mientras está enfermo, aprovecha este periodo para descansar de las exigencias de su Yo adulto.

La luna sugiere que usted nunca sintió que se le permitiera ser niño. Quizá su madre haya querido que usted fuese capaz de satisfacer las necesidades de ella. Ella tal vez estuviera profundamente perturbada, o bien agotada psicológica o físicamente, es probable que se haya sacrificado para participar en el mundo exterior a costa de su vida familiar.

A menudo, la Luna aquí significa fracaso en el primitivo lazo que la unía con su madre, aunque exista con ella un lazo interior que es profundo. Ese lazo acompañado por una idealización persiste en parte porque usted necesita aferrarse psíquicamente a ella, como resultado que no recibió adecuados cuidados. Si su madre fue incapaz de responder a sus señales no verbales y verbales, usted aprendió a desconfiar de la proximidad de los demás y no logró desarrollar un grado saludable de confianza.

Como resultado de un trauma de la infancia, usted tal vez reprimió sus experiencias primitivas, y recuerda poco de su vida familiar; tal vez haya desarrollado un estilo de vida que implique un mínimo contacto familiar. Quizá porque nunca tuvo un hogar seguro, o porque teme sentir que necesita una casa y una vida familiar, es probable que usted evite formar un hogar que pueda “nutrirlo” verdaderamente. Por ello resulta difícil desarrollar raíces en alguna parte.

Otra influencia aquí de la Luna, es la confusión en relación con la identidad femenina y las relaciones con las mujeres. Al carecer de un adecuado modelo de “rol” femenino, es probable que usted tenga ideas deformadas sobre la femineidad y la maternidad.

En el caso de ser Hombre lo que ocurre es que, se sienta inseguro en cuanto a lo femenino oculto que existente dentro. Quizá desvalorice los ámbitos “femeninos” de la vida.

Otra ventaja de la Luna en Doce, es su aguda intuición y espiritualidad innata. Por su sensibilidad, necesita pasar mucho tiempo solo, reflexionando sobre aspectos de su vida personal que no comparte fácilmente con los demás, y aliviándose de la sobre carga psíquica que acumuló como resultado de un contacto excesivo. Su soledad puede ser también importante: porque le ayudará a recuperar el contacto consigo mismo, y a conectarse con su naturaleza afectiva, a través de la meditación, la música y otros quehaceres.

Debido a los conflictos en mención, lo más seguro es que usted sea naturalmente solícito, probablemente se sienta atraído para trabajar en profesiones en las que preste servicio, en las que pueda satisfacer las necesidades de una humanidad herida o perturbada. Al identificarse con los perturbados, los enfermos o los débiles, usted pone de manifiesto su talento de enfermera, experta en el arte de curar o ser consejero.

Este oficio le permitirá tomar contacto con ese niño que está dentro de usted, aceptarlo y abrazarlo. Para que además usted tolere el terror que él siente que lo abandonen. Es así como además la terapia orientada hacia los sentimientos, la terapia de renacimiento, la autopsicología y la terapia de “los orígenes”, así como también la de las vidas pasadas, pueden facilitar ese proceso.


MERCURIO EN LA CASA DOCE

La influencia de Mercurio sobre su casa doce sugiere que usted es una persona reflexiva, capaz de brindar su estímulo mental, y que siente atraído hacia las labores que incluyan la lectura y los escritos. En la intimidad de su hogar, usted pasa muchas horas en la introspección, estudiando diversos temas, escribiendo o hablando por teléfono, a menudo a fin de aclarar lo que usted piensa sobre asuntos de interés personal. Casi siempre se está comunicando consigo mismo: dialogando con sus pensamientos, hablándose en voz alta, o hablando hasta cuando está dormido Como usted suele criticarse, estar inquieto y preocuparse, es probable que sienta un alto grado de tensión nerviosa que interfiera en su aptitud para concentrarse o enfocar su atención sobre un proyecto.

Su mente siempre está activa, procesando su experiencia interior y procurando organizar la vasta cantidad de estímulo que amenaza con abrumarlo. Como resultado de esto, usted puede ser compulsivo en las minucias: prepara listas, formula planes y organiza su vida. Su obsesión mental puede consistir, por caso, en un intento inconsciente de controlar su inquietud y alejar de su consciencia los pensamientos que constituyen una amenaza. De manera frecuente Mercurio suele hacerle sentir confuso, culpable o avergonzado por pensamientos que tiene y que quebrantan su código moral; sin embargo, el hecho de que intente inhibirlos sólo aumenta su inquietud y comportamiento mental compulsivo.

Algunas de las dificultades que otorga este planeta son: la tensión nerviosa, la inquietud y la preocupación, o bien, sus pensamientos, pueden hacer que usted sufra síntomas psicosomáticos o trastornos nerviosos que no son fáciles de diagnosticar o curar. Como resultado de esto, el examen de sus modos de pensar autoderrotistas y el desarrollo de modos constructivos de hablar consigo mismo pueden tener significativas ramificaciones en función de su salud emocional y física. Hay formas de terapia cognoscitiva, como por ejemplo la terapia racional-emotiva, que podrán ayudarle a liberarse de modos de pensar debilitantes, que procedan de su pasado y que le ayudaron, durante su infancia, a sobrevivir, pero que ahora interfieren en su funcionamiento eficaz como adulto.

La posición de mercurio indica que usted es vulnerable en lo que atañe a sus aptitudes mentales. Tal vez en su infancia se sintió por debajo de sus capacidades. Y es por ello que puede tender luego a sobrevalorar su mente. A veces busca refugio en su capacidad mental o se empeñan en demostrar su competencia, destacándose en la escuela. Sin embargo, un enorme puntaje en lo atinente a su capacidad intelectual puede también hacer que usted se sienta mentalmente inferior porque, en sus pensamientos, estudios y escritos, usted pugna por una brillantez que es difícil de alcanzar. El hecho de que usted sea muy descollante puede alimentar gloriosas fantasías de triunfo y aclamación en el ámbito del intelecto o de las comunicaciones, pero es probable que vacile en poner a prueba su capacidad, en público, profesionalizándose plenamente en estas disciplinas.

Su vulnerabilidad en función de sus pensamientos y capacidad como intelectual puede extenderse a las actitudes que usted adopte como escritor. Entonces, usted será un “escritor íntimo” y tal vez tema mostrar sus escritos a los demás, por miedo a que la crítica de éstos sea tan exigente como la suya propia. No obstante, escribir debe ser para usted una ocupación que le da satisfacciones; ya sea que escriba profesionalmente o no, es probable que se encuentre muy satisfecho escribiendo su diario y adoptando formas reflexivas de escribir que la ayuden a aclarar sus pensamientos.

Es probable que se incline naturalmente por la literatura, porque usted se armoniza sutilmente con percepciones interiores y posee una sensibilidad respecto de la atmósfera emocional, que da sentido a lo que usted experimenta. Su profunda intuición, su búsqueda continua de autoconocimiento y su interés por los procesos psicológicos acrecientan su percepción de la conducta y los pensamientos humanos. Su capacidad para aislarse del mundo exterior y escuchar a la voz interior podrán permitirle abrevar en las profundas fuentes de intuición que existen dentro de usted.

Fundamentalmente, usted es un pensador que no se expresa con palabras sino que percibe al mundo en función de sentimientos, imágenes y sensaciones. Tal vez le resulte difícil traducir estas impresiones no verbales en palabras, como si se viera obligado a nadar en la superficie del océano después de haber estado viviendo en el fondo de éste. Pero, debido a que usted vive en los reinos de las aguas, tal vez tenga un innato sentido poético que le perita usar imágenes, metáforas y relatos para hacer que surjan los sentimientos, intuiciones y percepciones del pasado, todo lo cual suministra un rico cúmulo de imágenes y significados que elevan todas las formas de su comunicación.

Debido a que vive tan profundamente dentro de usted mismo, está muy armonizado con sus experiencias interiores, pero distraído respecto de las minucias del mundo externo. Es probable que tienda a soñar despierto de una manera desmedida, y hasta a confundir sus fantasías con la realidad exterior. Otra dificultad de la estrecha relación existente entre su mente consciente y sus percepciones inconscientes consiste en que, con frecuencia, le abruman sentimientos y sensaciones que interfieren en su capacidad para pensar con claridad. Como resultado de “estar respirando bajo el agua”, su mente puede obnubilarse, sus pensamientos pueden desfigurarse, y su capacidad de decisión puede desconectarse con consideraciones confusas y ambiguas.

Lo que puede hacer que usted se mantenga en un estado de confusión es su pugna por “conscientizar” impresiones preverbales y el hecho de que usted sienta que es bombardeada internamente por muchas imágenes y pensamientos indeseables. Es probable que los pensamientos reiterados o en círculo junto con las racionalizaciones interfieran en su capacidad para encontrar la claridad que usted busca. Como resultado de esto, es probable que necesite dedicarse a actividades regulares que usen su mente pero la liberen de ejercitar, de manera autoderrotista, sus facultades analíticas o críticas. Llevar un diario personal, escribir poesías, meditar y efectuar trabajos de afirmación y “visualización” podrían ser de utilidad para usted.

La misma vulnerabilidad y la misma armonización de su inconsciente que influyen sobre su modo de pensar y escribir influyen también sobre su comunicación con los demás. Como usted es una persona reservada, que teme hablar francamente y hacer que la gente sepa lo que usted en verdad piensa, es probable que no siempre sea recto y honrado. A veces, se reserva lo que está pensando y luego estalla con una retahíla de palabras, monologando en vez de dialogar con los demás. Tal vez le sea difícil establecer un contacto mientras comunica sus pensamientos; quizá el estímulo interno que a veces la domina procures descargarse y la induzca a usar a los demás como caja de resonancia, en vez de establecer una comunicación recíproca. Es probable que los grupos le resulten especialmente molestos, porque su armonización con las señales interiores a expensas de las señales exteriores pueden inhibir su capacidad para sintonizar las señales de comunicación de una interacción social. Lo que usted tal vez necesite desarrollar es su capacidad para oír y responder adecuadamente en función de lo que se le sugiera, para no quemarse en silencio ni interrumpir intencionadamente a los demás.

Empero, como usted tal vez se siente inferior en cuanto a su aptitud para comunicarse o su inteligencia, lo que ocurrirá con más frecuencia es que ocultará lo que piensa en vez de expresarlo. Tal vez no le sea fácil traducir sus percepciones sutiles en palabras que los demás puedan entender; a menudo, usted tiene la sensación de hablar un idioma íntimo y que cuando realmente se expresa, entonces no lo oyen o no lo comprenden.

A causa de que sus pensamientos son subjetivos y, a menudo, profundos, es probable que no haya desarrollado la capacidad para hablar de trivialidades, la cual ayuda a sentirse mucho más cómodo al interactuar socialmente. Este déficit en el campo de lo social interfiere y no le hace sentir cómodo en sus encuentros con la gente, en iniciar conversaciones y en cambiar opiniones sobre asuntos externos que, en lo que a usted atañe, son de poca importancia. Como resultado de esto, es probable que eluda muchas reuniones sociales y limite su contacto a personas con las que usted pueda expresar con más libertad su mundo interior.

Su tendencia a retirarse de los estímulos excesivos de los encuentros sociales se halla también bajo la influencia de su supersensibilidad paranormal para captar lo que los demás piensan y sienten. Usted absorbe, sin saberlo, los pensamientos e inquietudes de quienes la rodean; y también recoge las insinuaciones sutiles y las comunicaciones inconscientes que la mayoría pasa por alto. Entonces, de manera inevitable, usted tiene una “sobrecarga” psicológica y es probable que se sienta confundido sin saber a quien pertenecen los pensamientos y las preocupaciones de las que usted es portadora. Por otra parte, su sensibilidad psicológica puede servirle, porque usted se armoniza tan perceptivamente con las motivaciones y necesidades de los demás y responde a los mensajes- de los demás con sensibilidad aguda y sagacidad.

Mercurio puede inclinarlo a efectuar sus contribuciones a la sociedad a través de la palabra escrita o de la asistencia social; quizá desee usar sus aptitudes mentales, organizativas y orientadas hacia la comunicación con una finalidad que trascienda su propio bienestar personal. A causa de su capacidad para percibir los niveles subliminales de la experiencia y organizar mentalmente sus percepciones sutiles, es probable que su vocación consista en profesiones que abarquen la literatura, el asesoramiento o la espiritualidad, como escritor, estudioso, investigador, psicólogo.

Su capacidad para usar constructivamente a su Mercurio puede depender de su aptitud para vencer las circunstancias negativas que influyeron, en su niñez, sobre su idoneidad para pensar, comunicarse y manejarse en sociedad. Mercurio es perturbador, y es probable que usted haya recibido de sus padres mensajes como estos: “No seas torpe!”, “Quédate callado”. Es probable que sus padres, al carecer de sensibilidad, lo hayan atormentado por la manera con que usted pensaba o hablaba, o que hayan dado escasa importancia a sus percepciones. Como resultado de esto, usted absorbió con demasiada facilidad el modo de pensar de sus padres y se volvió muy inseguro y desconfiado respecto de las propias aptitudes mentales y verbales. Es probable que no haya creído tener derecho a pensar por sí sola o a expresar de viva voz sus propios sentimientos.

Otra influencia de la niñez, relacionada con Mercurio en la casa doce, es una familia que no establece comunicación sobre sus experiencias personales e interpersonales. En una situación como ésa, los que prevalecen son los secretos. Es probable que los padres “monologuen” uno frente al otro, o frente a sus hijos, en vez de alentar el dialogo o un intercambio de pensamientos y experiencias que tenga sentido; otros padres dan por sentado que saben lo que su hijo piensa y se ponen a “leer su mente” o a “violar su mente”, diciéndole al niño lo que este piensa o hablando por él frente a los demás.

Para poder controlar las posibilidades positivas de Mercurio en casa doce, usted necesita percibir cuáles son las actitudes y conductas autoderrotistas que desarrolló, y reeplazarlas con creencias, pautas y acciones constructivas. El hecho de que haga esto puede implicar no solo un examen de sus modos de pensar sino también un activo desarrollo de sus aptitudes para pensar, escribir, comunicarse y manejarse en lo cual usted es capaz. La psicoterapia orientada hacia la conversación, especialmente la terapia con un enfoque cognoscitivo, podrá ayudarla a reprogramar su modo negativo de pensar, aprender a confiar en sus percepciones e inteligencia, adquirir mayor confianza en lo atinente a su modo de comunicarse e interactuar socialmente.


Tomado de: Su Yo Secreto, Tracy Marks, Editorial Kier, 1994.

MARTE Y VENUS EN CASA 12

.
MARTE EN LA CASA DOCE

Su Marte en la casa doce indica que usted a menudo carece de energía física y evita los ejercicios arduos. Cuando está solo físicamente activo, prefiere someterse a ejercicios estando solo, en vez de practicar actividades grupales o deportes competitivos. Como con su cuerpo no se siente cómodo, y a menudo hasta torpe, es probable que usted no domine del todo sus movimientos y se muestre inseguro sobre su capacidad para dirigir y controlar la energía corporal. A veces tiene la sensación de vivir con su pie en el freno, siendo incapaz de acelerar; otras veces, no sabe cómo frenar o detener su aceleración.

Su inseguridad en función de su cuerpo puede extenderse a los objetos mecánicos, con los que usted no se encuentra cómodo. Y en la medida en que sus alcances físicos son débiles, usted experimenta sus propios estados psicológicos a través de las máquinas y vehículos de motor que la rodean. Por ejemplo, cuando usted se siente “desinflado”, su auto tiene una llanta pinchada; cuando lo que usted necesita es “desahogarse”, es probable que el agotado sistema de su vehículo se descomponga y que un silenciador ruidoso exprese la ira que usted siente. Esta posición de Marte indica también que sus conflictos emocionales pueden relacionarse con problemas físicos como éstos: dolores de cabeza, hemorragias, inflamaciones, quemaduras, fiebre y alta presión arterial. El hecho de que usted no sea cuidadoso con sus acciones puede hacer también que sea proclive a los accidentes.

Marte en su casa doce sugiere que usted vive en constante estado de excitación y desasosiego, el cual puede hacer que emprenda actividades compulsivas, o que puede motivarlo para que cree continuamente proyectos personales que den salida a su energía. Debido a que le es dificultoso quedarse quieto, usted se mantiene ocupado; sin embargo, porque teme demostrar lo que vale, en el mundo exterior, es probable que se preocupe por actividades solitarias y que le releguen a un segundo plano.

En lo que concierne a Marte, ésta es una posición en la que usted se sentirá muy motivado y con mucho empuje, en la medida en que pueda emprender actividades que despierten su entusiasmo. Estimulado a menudo por grandiosas fantasías en las cuales hay aventuras y logros, usted se consagra totalmente a cada cosa nueva que despierte su interés, hasta que su pasión mengua y busca otro proyecto. Al alternar entre una actividad excesiva y una actividad escasa, usted experimenta también largas fases en las que se desentiende de la vida, durante ellas se siente incapaz de experimentar los estados que usted anhela: aquellos en los que usted participa activamente y que lo entusiasman.

En la medida en que se siente desconectado de su apasionamiento y su energía, usted sufre demasiada represión y supresión de sus necesidades y deseos, al igual que una fastidiosa sensación de que es incapaz o inútil, lo cual expresará iniciando su negativa conversación consigo mismo con estas palabras: “No puedo”. Al sentirse derrotado incluso antes de hacer el intento, inhibe sus deseos de tener experiencias que podrían satisfacerle. Puesto que le es difícil manejar la frustración de sus anhelos insatisfechos, es probable que usted prefiera no querer algo, a quererlo y sentirse contrariado. Empero, simultáneamente, usted tiene anhelos que reemplazan a sus carencias y necesidades reales y que, inevitablemente no logran satisfacer aquéllas.

Es probable que, inconscientemente, usted esté bajo la influencia de un profundo tabú interior en cuanto a sentir, expresar y satisfacer sus sanas motivaciones para satisfacer sus necesidades con egoísmo o egocentrismo. Debido a que le es difícil actuar en favor de sí, no siempre se siente capaz de asumir la responsabilidad por su propia vida. Como resultado de que no logra hacerse valer adecuadamente, se siente desvalido y provoca situaciones en las que la víctima es usted. Asimismo, es probable que espere que los demás hagan por usted lo que usted es renuente o incapaz de hacer por sí mismo.

A cambio de esto el mismo planeta le brinda la oportunidad de ser explorador de los mundos interiores, de procurar sondear los abismos de la psiquis, y no solo de la suya sino de los demás, teniendo un talento innato para ayudar a los demás, por ello se le pide ejercer profesiones relacionadas con la asistencia social.

En este campo del servicio social, usted puede aprovechar la estrella que tiene para tratar asuntos referentes a la ira, la sexualidad, la agresividad.

El planeta la puede inclinar a fundirse tanto física como sexualmente con su pareja, y tener dificultad en establecer una separación emocional después del contacto sexual. Una vez que usted empezó una relación sexual, es probable que se deslice en una vasta gama de fantasías románticas inconscientes que interfieran en su capacidad de evaluar realísticamente su pareja.

Para hacer las paces con Marte usted necesita establecer una relación más sana con su cuerpo. Es probable que el YOGA, el KARATE, o los MASAJES le permitan experimentar y armonizar su energía en función del cuerpo, de su agresividad y sexualidad. La bioenergética puede ayudarla, especialmente para ayudarla a aumentar su capacidad, a fin de tolerar la excitación, hacer frente a la frustración y cimentar su energía.

Usted necesita examinar todo aquello en lo cual usted cree, en relación con el interés que siente por si mismo, con el “hacerse valer” y con la sexualidad para que se sienta más a sus anchas actuando por si, experimentando y expresando sus deseos, y afirmando su identidad y conductas sexuales. La preparación para hacerse valer es de utilidad, como también pueden serlo las formas de psicoterapia que la ayuden a experimentar y expresar sentimientos y deseos sexuales y agresivos. Cuando está cómodo con sus deseos, sabedor de lo que quiere y confiado en hacerse valer, usted honrará a su energía de Marte, lo cual le permitirá sentirse más dinámico, más satisfecho y más vital.


VENUS EN LA CASA DOCE

Venus en la casa doce sugiere que usted disfruta la soledad y se introvierte fácilmente en procura de una satisfacción emocional, cuando sus relaciones personales no le contentan. Capaz de estar en compañía consigo mismo, crea y vive según sus propios valores, cultivando su belleza interior y escogiendo darse usted misma el amor que también procura que le llegue desde fuera. Como puede obtener su propio pábulo de sus recursos interiores y experimentar en profundidad la paz mental, usted se siente espiritualmente protegido en sus sueños, lo mismo que su vida vigil, tal vez reflejen su armonización con las esferas superiores.

En la medida en que usted no pueda satisfacer por sí solo sus necesidades emocionales o lo que usted necesita en sus relaciones, Venus en doce puede inducirlo a diversas formas de complacerse que dinamicen su sensación de bienestar. Es probable que, en secreto, usted coma golosinas en grandes cantidades o salga a comprar habitualmente objetos estéticos.

Venus en doce indica también que usted desea trascender, expresándose de manera creativa, especialmente a través del arte o de la música.

Vulnerable en función de su propio talento, quizá sea usted uno artista que trabaja reservadamente, pintando o esculpiendo en secreto durante sus horas libres, pero que vacila en mostrar su labor a los demás o en comprometerse de tal modo que usted se convierta en una profesional. Porque busca tomar contacto con la esfera de las imágenes ideales a través del arte, y porque aplica sus normas ideales a su propio trabajo, es probable que usted denigre duramente su propio talento. Quizá también posea delirios de grandeza en lo que atañe a su triunfo como artista, interfiriendo estas fantasías en su capacidad para dedicarse de lleno a su arte, puesto que usted espera alcanzar un nivel de realización que es imposible.

Tanto su vida creativa como su vida amorosa están imbuidas de un anhelo de experiencia trascendente. Usted busca un amor que se extienda más allá de lo personal, que abarque lo que la humanidad tiene de divino. Este anhelo puede inducirle a elegir un trabajo en el que preste un servicio, a sentir la vocación de calmar el dolor de los heridos y ayudarlos a que se hagan cargo de lo que potencialmente pueden hacer. Usted quiere “dar”, y la causa de esto es su compasión y piedad para con los necesitados; el hecho de que se interese sinceramente por el bienestar de los demás, con muchísima frecuencia suscita, en retribución, una respuesta amorosa. Sin embargo, su necesidad de “dar” y su concentrada atención sobre las posibilidades espirituales de los demás puede tener efectos contrarios en sus relaciones personales y es probable que usted ignore cómo elegir una pareja con la que usted pueda crear, en la tierra, una vida que le resulte viable.

Usted sufre porque su corazón tiene un anhelo vehemente: necesita y quiere a alguien que sea su pareja del alma. En contacto con su yo espiritual, quiere estar en comunión con el yo supremo de la otra persona. Lo que usted desea es sumergirse en la experiencia de una beatífica unidad mientras usted y su pareja se miran de hito en hito, o mientras ambos miran hacia el exterior a través de la lente de los valores e ideales que comparten. Realmente, usted es capaz de esas culminantes experiencias de amor; sin embargo, éstas pueden carecer de solidez, puesto que a menudo son creadas por su fantasía, en lugar de tener, como base, a la realidad del conocimiento pleno de la otra persona. Usted tiende a enamorarse del amor, o a amar una imagen o un ideal más que a una persona en su totalidad. Atraído hacia las cualidades interiores de una persona y hacia los fugaces fulgores que usted tiene de su alma y sus respectivas posibilidades, ignora las realidades externa que socavan el nivel de su romance. El concepto que usted tiene acerca del amor, probablemente, irrealista- puede ser tan inconsciente que confunda continuamente fantasía con realidad, engañándose sobre su pareja y cometiendo los mismos errores una vez y otra vez, sin aprender de la experiencia pasada.

Sin embargo, “es una persona que da”, capaz de amar a otro, y establecer una relación en la que tenga lugar una profunda participación mutua. Empero, es probable que recibir sea mucho más difícil que dar. Y como es probable que usted se sienta más afianzado a través del hecho de estar enamorado, el contacto real con la persona amada puede ser menos importante que el amor que usted interiormente siente; como resultado de esto, y a causa de que, a menudo, a usted le incomodo “recibir”, quizá ame a alguien que sea esquivo, inaccesible e incapaz de responder a lo que usted necesita. No obstante, cuando ustedes están juntos, procuran crear un mundo íntimo en el que puedan ser absolutamente uno para el otro antes de volver a los mundos separados que los convocan.

En lo atinente a sus relaciones íntimas, usted es tímido como para expresar su afecto en público; sin embargo es muy afectuosa en privado, y tal vez hasta dulce y sentimental. Es probable que su reserva sobre su vida amorosa influya también sobre su tendencia a tener secretos apasionamientos o mantener romances ocultos que llenen su fantasía sobre un idílico retiro del mundo, pero que no se incorporan a su vida diaria.

A menudo, pasa en su vida por fases en las que evita las relaciones amorosas. Temeroso de “enloquecer” por el otro, de sentirse avergonzado por lo que ambos necesitan intensamente, o de sufrir el dolor de una desilusión continua, evitan relacionarse íntimamente. Es probable que, en sus vidas, alternen entre relaciones amorosas devoradoras y una ausencia completa de enamoramientos. Si éste es su modo de ser, entonces tal vez descubra que durante los años que usted está sin pareja podrá aprender a amarse más eficazmente y prepararse para unas relaciones futuras que sean más satisfactorias. Sin embargo, el peligro radica en que usted no dará curso a sus necesidades durante tan largo tiempo que, cuando lo consienta, volverá a caer en las viejas actitudes de intenso apasionamiento. Debido a que el medio más plenamente es el de las relaciones estrechas, lo que usted necesita es desarrollar algo así como una “red” de personas con las que usted siente que participa de manera honda y genuina.

Independientemente de las relaciones amorosas, Venus le permite crear amistades y otras clases de relaciones platónicas que impliquen la mutua expresión de sentimientos y necesidades. Aunque tal vez le falten dotes sociales que le permitan relacionarse ajustándose a los convencionalismos, lo que no le falta es la armonización con los reinos interiores que posibilitan la intimidad. Por esta razón, y porque usted valoriza la profunda participación personal, es capaz de desarrollar relaciones amorosas enriquecedoras que podrán satisfacer algunas necesidades de su pareja.

Otra cuestión eventualmente problemática en sus relaciones es la confusión que tiene acerca de la femineidad. Es muy probable que una madre que, en su “rol” no brindó el modelo adecuado, haya influido sobre los conceptos que usted tiene respecto de las mujeres. Es probable que haya sido una madre que dio muchísimo de sí, pero posiblemente de una manera narcisista, sin atender a las necesidades reales de usted; o tal vez haya sido completamente incapaz de dar o de amar, por lo que usted se vio obligada a introvertirse, a edad muy temprana, en procura de fuentes de amor dentro de usted mismo.

Le será de utilidad comprender cómo fueron sus primeros años y los problemas familiares que influyeron sobre usted. Es probable que, en su familia, el amor no se expresase abiertamente, o incluso no se lo sintiese. Tal vez sus padres o tuvieran en claro cuales eran sus valores, sus actitudes para con el mundo material, ni su disposición para formar relaciones genuinas. La fase edípica puede haber sido especialmente difícil para usted, pues es probable que su amor hacia el progenitor del sexo opuesto se viera frustrado; fue entonces cuando usted decidió volverse más bien hacia el mundo de imágenes ideales existentes dentro de usted que depositar nuevamente su amor en una persona externa que pudiera significar para usted un desengaño. Esta elección suya contribuye a la riqueza de su vida espiritual y artística, pero puede interferir en su capacidad para desarrollar relaciones que sean sólidas.

No obstante, usted se encuentra a sí mismo en sus relaciones. Necesita comprometerse personalmente con los demás. También necesita una vida privada en la que usted pueda “seguir su felicidad”, o sea, sentir cuál es su fuente de espiritualidad y expresar su creatividad. La preparación artística puede ayudarlo a desarrollar confianza en su talento; y su entrenamiento en lo atinente a aptitudes y disposiciones para actuar en sociedad puede ser beneficioso para usted, en ese campo. Finalmente, al atenderse con un psicoterapeuta experto y muy conocedor de los problemas interpersonales puede ayudarla a resolver los temores y conflictos que usted experimenta en relación con su intimidad.


Tomado de: Su Yo Secreto, Tracy Marks, Editorial Kier, 1994.

JÚPITER Y SATURNO EN LA CASA 12

.
JÚPITER EN CASA DOCE.

El planeta aquí sugiere que usted es alguien que explora su interior y aprecia la riqueza del mundo psicológico y espiritual. Su fe permanente en el valor de la vida interior y en sus recursos interiores la enriquece; es probable que hasta se sienta protegido por un guía espiritual que contribuye a su bienestar y facilita su desarrollo personal. A causa de que procura evolucionar en lo interno y busca continuamente el significado y la finalidad de cada experiencia, es probable que posea considerable sabiduría y esté en armonía con una aguda intuición en la que usted confía mucho más que en los preceptos del mundo exterior.

Su motivación es ésta: “Sigue tu propia felicidad”; por esta razón prospera en el viaje interior, pero tal vez no confíe en el mundo que existe fuera de usted. Su abundancia de sueños e imágenes lo amplía, en contraste con la limitación que quizá experimente para adaptarse a una sociedad que no respeta los valores que usted quiere mucho. Como resultado de esto, es probable que trace una línea divisoria entre su yo interior y su yo exterior, y que vacile en expandirse hacia afuera porque no sabe cómo crear un puente entre estas dos facetas de la vida.

De manera parecida, usted brinda generosamente sus recursos interiores, pero tal vez no dé de manera externa o material, lo cual carece de importancia para usted, y así mismo amenaza su identificación con la vida interior.

Júpiter en la casa doce indica que sobre usted influyen muchísimo ciertas creencias filosóficas y/o religiosas que se relacionan con su experiencia personal, pero que usted no adhiere a sistemas filosóficos y religiosos institucionalizados, que en el pasado tal vez le impusieron. Debido a que su vida interior no contó con el apoyo de la sociedad, desde temprana edad aprendió a protegerse, e incluso a ser muy reservado respecto de sus creencias, al igual que en relación con sus eclosiones espirituales o con experiencias culminantes que lo transformaron.

Su vulnerabilidad y cautela en función de sus creencias pueden ser, al mismo tiempo, una ayuda y también un obstáculo. Por un lado, usted conserva en su interior una fe que le sirve de apoyo; por el otro, a causa de que no somete sus suposiciones y actitudes a la prueba de la realidad, es probable que actúe a partir de un sistema de creencias distorsionadas, lo cual mina su funcionamiento eficaz. Sin querer, confunde creencias con realidad y pierde la objetividad en lo que atañe a experiencias: asimismo, es probable que sus puntos de vista sean rígidos y dogmáticos, considerando que su modo de pensar es el único, y aferrándose tercamente a sus actitudes como un medio para conservar su identidad.

Otro resultado de mantener un santuario interior consiste en que usted tal vez alterne entre expectativas y esperanzas sin fundamento e improbables de concretar y, por otro lado, adherir una actitud pesimista que se niega a alimentar esperanzas y tiene miedo de desilucionarse. Al experimentar su energía de Júpiter, es probable que usted carezca por completo de límites realistas; su experiencia, propia del planeta, se expande en todas las direcciones y cree en posibilidades ilimitadas. Lo inevitable es que se produzca la desilusión; entonces, usted se retira en su interior y se convence de que es incapaz de manifestar externamente lo que busca. Esta actitud también puede ser resultado de sus muy arraigadas suposiciones, en el sentido de que el mundo exterior no podrá brindarle apoyo en cuanto a su bienestar, y que usted no puede ni debe esperar sentirse feliz en lo atinente a su vida exterior.

Su tendencia a encontrar defectos en el mundo existente fuera de usted, y a suprimir su capacidad para ser feliz, se origina en experiencias de la niñez. Sus padres no estimularon en usted el entusiasmo, el optimismo, la expansividad y otros modos de expresar la energía de manera abundante y hacia afuera, y es probable que sus progenitores hayan desistido de muchas cosas que en la vida son placenteras y que no hayan podido ver que sus hijos procuraran lo que ellos no pudieron tener. Aunque el planeta sugiere que usted tuvo una experiencia dichosa en el seno materno y estaba ansioso por nacer, es probable que a temprana edad haya aprendido que el mundo existente fuera del seno materno no era digno de confianza. Tal vez sus padres se la pasaban haciéndole promesas que jamás cumplían. Como resultado de esto, usted mismo vaciló en depositar su confianza en esperanzas y aspiraciones que nunca podrían concretarse.

Al parecer en su familia no se le consistió que usted tuviera sus propias creencias o metas, o que siquiera pensara por sí mismo. Y como sus padres podrían haber impuesto su punto de vista sobre el mundo (el cual usted proyectó dentro de sí mismo) y dio por supuesto que usted era una extensión de ellos, es probable que usted haya aprendido a no confiar en sus propias percepciones y opiniones acerca del mundo que la rodea. Asimismo, el trauma relativo a hacer valer sus propias creencias en su época de escuela puede haber influido también sobre usted para que se retirase dentro de sí mismo y rehace un refugio personal que nadie pudiese violar.

Otra manifestación de su retiro interior puede ser una tendencia que se desarrolló a temprana edad y que consiste en melodramatizar sus emociones y actitudes. A causa de que sus puntos de vista subjetivos preponderaron sobre el mundo objetivo, usted pierde fácilmente la perspectiva respecto de lo que experimenta. Como si lo que esperase del mundo fuese que éste desbaratase aquello a lo cual usted aspira, es probable que reacciones con fuerza ante decepciones de menor cuantía que su gran imaginación magnífica. Como resultado de esto, aunque activamente procura experiencias que apoyen su evolución interior, es probable que vacile en obtener nuevas experiencias exteriores, y en desarrollar un puente entre su vida interior y su vida cotidiana.

Con frecuencia, usted se niega a concretar lo que podría crear, tal vez porque tiene miedo de ser codicioso, de carecer de límites, de ser perezoso o desenfrenado, o de tener que excederse o a proyectarse de más cuando se le quiten las barreras externas. Ser feliz, tener riqueza o abundancia y permitirse una expansión y una apertura plenas son una amenaza para usted, en pugna con el “guión” que usted hizo suyo pero que pertenece a sus padres. A fin de desarrollar su identidad, pero en términos radicalmente distintos que los de ellos, y que al hacerlo, haya limitado su capacidad a crear para sí una vida plenamente próspera.

Usted suele sentirse próspero cuando tiene tiempo para la explotación interior. Estar físicamente solo no es sinónimo, para usted, de sentirse solo; pasa muchas horas retirado, leyendo, estudiando, haciendo planes para el futuro o sumiéndose en sus pensamientos y fantasías. Como es un autodidacta, es probable que evite títulos o doctorados, a menos que encuentre un curso lectivo que concuerde con sus personales necesidades de desarrollo; de manera parecida, es probable que vacile en viajar, salvo a lugares que acrecienten su comunión con su alma y que le brinden refugio respecto de las exigencias de la vida diaria. Usted necesita pasar su tiempo solo, para volver a colmar su espíritu, conectarse con su fuente interior y asimilar la vasta cantidad de estímulos que recibe pero “no procesa” con facilidad.

El planeta también sugiere que su aptitud para hallar la paz dentro de sí mismo es evidente para otras personas que a menudo se inspiran con la presencia de usted, le ofrecen su apoyo y le expresan su confianza. Aunque tal vez no parezca sociable y generoso, lo cierto es que usted “da”, y lo hace desde la recóndita prosperidad existente dentro de usted, y es particularmente sensible para con los necesitados. Por esta razón, es probable que se desempeñe profesionalmente o lo haga como voluntario en el ámbito de la asistencia social, en la que su actitud reflexiva respecto de la vida pueda ayudar a los demás a superar sus propios conflictos. Puesto que usted es una explorador natural de la psiquis, capaz de afrontar y comprender su proceso y conducta de orden psicológico, es probable que sea un guía talentoso para los demás que, de manera parecida, realizan sus viajes por el interior de sí mismos.

Júpiter lo llama para que obtenga provecho examinando las suposiciones y expectativas inconscientes, propias del pasado, que lo limitan y le impiden encontrar la satisfacción y la abundancia que desea. Pregúntese: ¿puedo permitirme ser feliz?, ¿Tener lo que secretamente quiero?, Podré crear un puente entre mis personalidades interna y externa, a fin de usar mi talento en el mundo y, de ese modo enriquecerme?, Podré desarrollarme y comprometerme en metas que satisfagan al indagador que llevo dentro, y así permitir sentirme un triunfador de la sociedad?.

Lo que probablemente le resulte beneficioso es lo siguiente: una ocupación docente más amplia, psicoterapia cognoscitiva o racional-emotiva (que examine creencias y suposiciones), o una terapia espiritual, como lo es la psicosíntesis (que acepta de buen grado la sabiduría interior), y asimismo experiencias comunitarias con espíritus afines que marchen en pos de búsquedas similares y compartan valores parecidos.


SATURNO EN CASA DOCE

Saturno en su casa XII, indica que usted controla y organiza su vida interior para que no le abrumen los sentimientos caóticos. Temeroso de someterse a su corriente interior y de sentir los temores que le amenazan, disciplina sus emociones expulsándolas de su conciencia, y participando en tareas y actividades que usted mismo fija. Aunque su control personal la ayuda a administrar su vida y manejar las crisis, esto también lo limita. Al sentirse fuera de contacto con los ámbitos más profundos de su psiquis, usted bloquea el acceso a los sentimientos, imágenes, sueños y fantasías que podrían nutrirlo. En la medida en que sienta que dentro de usted existen un mar congelado o una rigidez interior que le impiden relajarse, es probable que sea incapaz de recibir algo de los demás y establecer un contacto real con las personas que lo rodean.

Usted tiene miedo de su vida interior, lo cual es comprensible, puesto que alberga muy arraigados temores y lucha contra sentimientos de desaliento y desesperación. Lo que usted teme es estar aislado, asfixiado, en una trampa, viejo, rechazado, relegado o abandonado. Teme dejar que las cosas sigan su curso y que se derrita el hielo que exista dentro de usted, el cual le da una sensación de que posee una estructura interna y contribuye a que usted obre con eficacia. Al carecer de fe y confianza en usted mismo y en el mundo, se aferra así mismo y a las fuentes de seguridad que usted desarrolló, aunque exteriormente parezca adaptable y dúctil. Fundamentalmente, usted evidencia un alto grado de autonomía y fuerza interior; sin embargo, esa fuerza puede ser frágil, y derivar más bien de que usted no acepte su vulnerabilidad y sus necesidades, de que integre a ambas en su ser y satisfaga estas últimas.

A fin de hacer frente a sus carencias infantiles, usted desarrolló un fuerte sistema de defensa, capaz de evitar que sentimientos y necesidades que constituyan una amenaza lleguen a alterar su equilibrio. Pero, porque a menudo usted se siente rechazado e inútil, su autoestima es frágil y con facilidad percibe que sentimientos de dudas personales, inferioridad, inutilidad y culpa la están minando. Duro consigo mismo e incapaz de aceptar sus limitaciones, le es difícil tolerar su fracaso y consolidar lo que usted vale como individuo cuando usted no vive según las normas que usted mismo se fijó.

Es probable que le resulte difícil estar solo porque, sin el estímulo del contacto interpersonal, debe enfrentarse con sus miedos y negatividad. Por eso, quizá combata contra esa tendencia a volverse hacia adentro, que usted juzga necesaria, pero que también le priva del estímulo externo que lo alimenta y lo colma. Sin embargo, una vez que supera su resistencia a quedarse solo, es probable que disfrute de su propia compañía, especialmente cuando está en un proyecto personal o en un proyecto de trabajo que le atrae. Saturno aquí le da la capacidad para trabajar solo y cumplir las tareas en las que usted se comprometió.

Un efecto psicológico de Saturno en Doce, es un juego pendular de todo o nada, entre una fantasía carente de fundamento y una pesimista visión de la realidad. Cuando es Saturno el que lo gobierna, usted no se atreve a soñar ni a esperar sentirse satisfecho, ni tampoco a creer en que es capaz de triunfar en el mundo exterior. Su visión es desolada y genera sentimientos depresivos que usted desea evitar. Como resultado de esto, es probable que usted bloquee las voces propias de Saturno, no solo el temor, el pesimismo y las dudas sobre si misma sino también el principio sabio, precavido acerca de la realidad, que puede ayudarla para ver, aceptar y estar preparado respecto de las limitaciones existentes dentro de usted y en torno de usted.

Cuando usted se atreve a soñar, lo hace sin el fundamento de Saturno; cuando sus sueños no logran materializarse, usted vacila en desear o soñar otra vez, en lugar de aprender a crear y perseguir sueños que puedan concretarse. Le es difícil hacer frente a la realidad, porque la lente con que la mira está empañada con sentimientos de inquietud, ansiedad y desesperanza que la amenazan en vez de ayudarlo a manifestar concretamente sus aspiraciones.

La intimidad es para usted una amenaza; teme que lo conozcan, y que luego lo juzguen y lo abandonen, tal como le sucedió en el pasado. Por eso, es lento para confiar y es probable que dentro de una relación, usted esconda sus sentimientos reales para protegerse y conservar el control. Sensible ante eventuales rechazos, usted se previene contra esas experiencias. Pero porque tal vez no se siente digno de recibir amor, es probable que inconscientemente elija una pareja que lo trate tal como usted se trata a sí mismo, en lugar de afianzarse y aceptar compasivamente sus propias debilidades y vulnerabilidades.

También existe una ventaja de tener a Saturno en Doce y es que: usted resulta ser una compañía placentera y estimulante, puesto que oculta a los demás su negatividad y presenta su faceta jovial y vitalizada, que prospera sin la opresión de Saturno. Al dirigir más bien su energía opresiva y restrictiva, es probable que usted sea amigable, sociable y acepte las limitaciones de los demás, al tiempo que es incapaz de tolerar las suyas propias. La gente se siente atraída por el espíritu negativo que usted tiene y por el afectuoso apoyo que usted brinda a los que ellos emprenden; empero, en la medida en que usted amura los sentimientos que la perturban, se fía de alentar y estimular a los demás, es probable que la obsesione la sensación de vacío o aislamiento interiores, experimentada por la personalidad que usted emparedó para no percibirla.

Es muy probable que, en su familia, le hayan brindado su apoyo cuando usted “ponía cara de estar feliz” y se manifestaba entusiastamente para con la vida que la rodeaba, en lugar de ponerse a cavilar sobre sus desengaños o agobiar a sus padres con sus temores y desconciertos, que ellos no eran capaces de oír o no querían oír. Incapaces de estar en paz con las limitaciones de sus propias vidas, no sabían cómo calmar las inquietudes de usted o brindar actitudes realistas respecto de cómo comportarse en el mundo, de una manera acertada. Al absorber la desesperanza y la sensación de ser unos fracasados - que sus padres tenían- usted hizo propios los sentimientos de ellos y los sintió muy suyos.

Debido a que sus padres tendían a negarse a sí mismos y tenían también una actitud de desilusión y renuncia en cuanto a concretar sus aspiraciones, es probable que usted, de manera parecida aprendiera a no dar curso a sus propios deseos. Puesto que el hecho de tener metas de largo plazo y formular compromisos daban muestras de ser algo insatisfactorio, usted vacilaba en desarrollar sus propias metas y en comprometerse respecto de valores que eran importantes para usted.

Saturno sugiere que fue especialmente uno de sus padres quien lo rechazó y restringió, y es probable que tampoco estuvo al alcance de usted en lo emocional y en lo físico. Usted careció de la protección y de la seguridad que una figura paterna, sana y estable, podía brindarle, y también dejó de tener un modelo de comportamiento viable para desarrollar su competencia y la aptitud para avanzar acertadamente en el mundo laboral.

Porque las emociones reprimidas, propias del pasado, deforman la percepción de una energía planetaria, es probable que usted tenga un concepto deformado acerca de su padre, basado más bien en la fantasía que en la realidad, y quizá luche contra la opresión del arquetipo de su padre interior, al menos tanto como contra el de su padre real que jamás atendió las necesidades de usted. En la medida en que rechazó a su padre, es probable que usted rechace a la religión tradicional, con su Dios patriarcal; por otro lado, quizá usted busque una figura paterna espiritual que sea sensible y protectora respecto de la debilidad humana.

Para terminar, la Astrología le indica que en vez de alternar entre una personalidad optimista, irrealista y extrovertida, y una personalidad secreta cargada de temores y que se autocondena, usted necesita desarrollar actitudes que abracen y honren al niño herido que existe dentro de usted y los sitios oscuros de su alma que lo asustan, pero que también le proporcionan fuentes que lo nutren. Usted necesita también asumir difíciles desafíos en su vida laboral y afirmarse, aunque no logre desempeñarse adecuadamente, por la simple razón de que ha sido bastante valiente como para correr riesgos, superar sus temores y vencer sus condicionamientos.

Será de particular utilidad, si usted así lo desea, una psicoterapia que la ayude a experimentar y expresar temores, culpas y autocondenas y a desarrollar nuevas actitudes en su relación consigo mismo. La terapia de la realidad y la terapia racional emotiva (que se opone a las suposiciones negativas y a los mensajes internos) pueden serle provechosas, como también pueden serlo seminarios profesionales y de asesoramiento que lo ayuden a desarrollar las habilidades vocacionales que aumenten su sentido de la competencia sin temor.

Por último, es probable que usted haga las paces con Saturno en Casa Doce, al aprender ha valorizar su compromiso con tareas, trabajos, relaciones y metas de largo alcance. Usted necesita saber que no solo puede apartarse de las que, en el pasado, fueron fuentes de seguridad, sino también de la esclavitud de posibilidades que no vivió; lo que usted necesita es descubrir que, reduciendo sus opciones, tomando decisiones y asumiendo compromisos que usted mantenga por sobre el tiempo, podrá experimentar satisfacción y una creciente sensación de confianza en sus propias aptitudes.



Tomado de: Su Yo Secreto, Tracy Marks, Editorial Kier, 1994.

Regresar

URANO, NEPTUNO Y PLUTÓN EN CASA 12

.
URANO EN LA CASA DOCE

Urano sugiere que aunque usted aparezca como convencional, es muy individualista en privado. Temeroso de revelar su idiosincrasia y de que se la perciba como diferente, anormal o loco, usted oculta sus tendencias no conformistas. Su vulnerabilidad en relación con su imagen pública puede estar conectado con antecedentes familiares en los que se desalentará o incluso se denigrara afectivamente lo que fuera no convencional y extremo. Como resultado de esto, usted teme que sus intereses y conducta, que siguen otro rumbo, no solo le inquietan y tornan proclive a ser rechazado sino que también induzcan a que se le condene sin reservas. Sin embargo, en secreto, usted fantasea creyéndose totalmente inconvecional, independiente y hasta de conducta desaforada.

En privado, usted expresa su interés por la astrología, los fenómenos paranormales, las filosofías muy de avanzada y otras formas de conocimiento intuitivas o progresistas. Mentalmente activo, usted marcha en pos de variadas actividades insólitas que la estimulan y amplían su perspectiva de la vida. Aunque es probable que sea rápida en modificar el enfoque de su atención, y aunque le sea difícil concentrarse en una actividad durante algún tiempo, no obstante le fascina cada nueva empresa.

A pesar de su conformidad exterior o incluso a causa de ésta, usted disfruta la emoción de participar en asuntos únicos y de avanzada que lo ayudan a descubrir la dinámica oculta de la psiquis o de la realidad.
 Una perturbadora característica de Urano en la casa doce es que usted, se halla constantemente en un estado de excitación interna. Su energía inquieta y nerviosa interfiere en su sueño; tiene sueños exóticos e inconexos de los que despierta súbitamente, a veces como resultado de cargas eléctricas que zumban a través de su cuerpo. De día, se siente tentado a asumir comportamientos en los que infrinja la ley, a expresar su obstinación de maneras inesperadas, especialmente las que usted misma se crea; asimismo, es probable que se sienta impulsada a efectuar en su vida cambios repentinos e imprevistos que no siempre la benefician.

Sus repentinos y dramáticos estados de consciencia y conducta la desorientan, frecuentemente; empero, también explican su ductilidad psicológica y su capacidad para encarar las contradicciones e incongruencias de la vida.

Otro beneficio de su sistema nervioso que está muy cargado es que los descompuestos estados mentales que usted experimenta contribuyen a agudizar sus facultades intuitivas y paranormales. Lo que con frecuencia le ocurre es lo siguiente: repentinos relámpagos intuitivos, momentos de genialidad, experiencias transformadoras, vislumbres de ideas y posibilidades que son progresistas hasta según los parámetros de la Nueva Era. La energía interna que quizá sea tan destructiva, también lo despierta respecto de nuevos y significativos modos de ser, lo capacita para liberarse de influencias pasadas y alimenta su consagración al proceso del despertar interior. Esta posición de Urano es excelente para un metafísico buscador de la verdad o para quienquiera que desee escuchar y seguir la guía del yo interior.

Un campo conexo de su vida interior acuariana es su atracción hacia la Nueva Era, hacia las filosofías humanitarias y hacia los estilos de vida de igual índole. Pero, a causa de que su Urano está en su casa doce, tal vez vacile en integrar movimientos sociales y políticos, o en actuar por una causa en la cual cree. Profundamente identificada con los inadaptados sociales, se siente aparte de la corriente principal y decide seguir su propia senda, en vez de participar en actividades grupales y comunitarias; prefieres cultivar su vida privada y una compañía de espíritus afines con los que pueda expresar su individualidad.

Esta posición de Urano sugiere que sus amistades son de considerable importancia para usted. Su intuición, que es aguda, es un capital que lo ayuda a comprender a sus amigos y a relacionarse con los problemas de sus vidas. A cambio, ellos le brindan su apoyo oculto, especialmente en épocas apremiantes. Cuanto más abierto esté hacia su mundo interior, más probable es que usted haya de beneficiarse con sus amigos, puesto que usted no tiende a buscar relaciones que se basen en asuntos superficiales o externos. Sin embargo, si teme a la inestabilidad de su psiquis y vacila en participar íntimamente con otra persona, entonces es probable que usted abreve en la expresión “más solitario” de Urano y evite totalmente crearse amistades.

Debido a que usted necesita salvaguardar su autonomía, es probable que mantenga una distancia o un desapego, de carácter psicológico, respecto de sus relaciones. Aunque participa con los demás y se entrega a aquellas, teme la proximidad y la instrucción emocional sobre su independencia solícitamente guardada. Por un lado, usted propicia la intimidad pero, por el otro, sutilmente emite mensajes como éste: “No te acerques demasiado. No incursiones en mi espacio”. Su temperamento irregular, en el orden emocional, puede también crear barreras que sea una amenaza para su intimidad.

Otra faceta de su vida de relación es su atracción hacia personas individualistas o excéntricas que estén menos inhibidas que usted en cuanto a revelar su propia idiosincrasia. Cuando se encuentra en compañía de ellas, usted se siente libre para expresarse, para ser “loco”. También experimenta un secreto deleite en sacudir a los otros. Como a veces usted tiene arranques volubles, irregulares, extraños e inadecuados, es probable que las personas estén al tanto del “yo secreto” de usted, y que, a un mismo tiempo, lo aprecien y sean cautelosas con usted. Después de todo, ni siquiera usted está segura de quien será cuando despierte por la mañana.

El hacer las paces con Urano en su casa doce implica poseer y abrazar plenamente a su individualidad, así como hallar salidas constructivas para su talento único, para que usted no necesite destruir indebidamente su vida, a fin de expresar su energía uránica. Lo que usted necesita es crear estructuras y relaciones que le permitan liberarse periódicamente de convencionalismos y correr el riesgo de actuar como un loco o un desaforado. Solo aceptando y valorando su singularidad como ser humano es probable que se sintonice con el notable grado de originalidad e inspiración que yace precisamente debajo de la superficie de su consciencia.

Asimismo, es probable que usted descubra que su dedicación a estudios metafísicos o causas humanitarias le brinde oportunidades para demostrar su agilidad mental y sus ideas y actitudes progresistas. La inquieta energía mental existente dentro de usted necesita un enfoque o una salida en el mundo, donde usted podrá efectuar su contribución a la humanidad y sentirse conectado con ésta.

Debido a su alto grado de tensión nerviosa, también precisa desarrollar su tolerancia respecto de la excitación, dedicarse a actividades físicas a través de las cuales descargue su exceso de energía y calmarse periódicamente mediante alguna forma de meditación que le permita hacer que su actividad mental descanse.


NEPTUNO EN LA CASA DOCE

Indica que usted posee sensibilidad innata que contribuye a que preste atención a los necesitados. Hondamente compasivo, se siente atraído hacia la vulnerabilidad de los demás, y usted procura prestarles sus cuidados y protegerla. Empero, debido a que su Neptuno está sepultado dentro de su casa doce, usted puede tapar su sensibilidad respecto de su vida personal y abstenerse de involucrarse indebidamente en lo emocional, Su Neptuno es engañoso porque, aunque su empatía y solicitud son reales, usted no las brinda especialmente a individuos en especial y se siente más cómoda respondiendo a las necesidades de aquellos con los cuales usted no está involucrada personalmente.

Como protege tanto su vulnerabilidad, es probable que vacile en derribar sus propios muros y en entregarse a los sentimientos de amor y necesidad que surgen en las relaciones estrechas. Tal vez porque usted no se sintió seguro expresando su sensibilidad en familia, aprendió a parapetar a su yo verdadero detrás de un fuerte sistema defensivo, para que el mundo exterior no lo hiriera o corrompiera indebidamente. Su dificultad resultante es que, aunque tal vez se muestre receptiva respecto de los demás, es probable que esté insatisfecha y anhelosa, incapaz de defenderse dentro de las energías suaves, cálidas y calmantes, propias de Neptuno, existentes en usted.

En la soledad, abrumado a menudo por las energía que usted absorbió de los demás, tal vez se sienta sin rumbo e internamente desorganizado. Necesita tiempo para salir de su confusión interior y armonizarse con los ámbitos de la consciencia que le den claridad y paz interior. Si toma duchas o baños o está cerca del agua, lo mismo que si escucha música o expresa su creatividad, todo eso le ayudará a recuperar el contacto con su propio yo. A menudo, usted se evade y sueña despierto o se entrega a fantasías que la consuelan; asimismo, puede sentirse tentado para usar drogas o alcohol, a fin de trascender las preocupaciones de su vida diaria. A menudo Neptuno es para usted una experiencia de todo o nada; entonces usted se sume en la paz interior y se embriaga con las alturas, o se siente estéril y vacío, asediada por vagos anhelos de una realización que aparece completamente fuera de su alcance.

El hecho de tener a Neptuno en la casa doce indica posibilidades de canalizar su imaginación hacia ocupaciones que sean satisfactorias. Empero, debido a que su yo creativo nunca recibió mucho aliento, y porque usted tiene miedo de su propio caos interior, es probable que se abstenga de desarrollar ese talento creado. Como es un músico o una poeta “íntima”, es probable que se sienta insegura y vulnerable en función de sus expresiones personales, y titubear en cuanto a compartir su trabajo con los demás. Debido a que su sensibilidad neptuniana está tan profundamente sepultada, es probable que usted necesite largos periodos de soledad o retiros de un exigente programa de actividades a fin de oír la voz de su musa y expresar su impulso creador.

Dentro de usted mismo, Neptuno anhela en consecuencia, la unión y la trascendencia. Por la noche, usted duerme profundamente, a menudo tan profundamente que no recuerda sus sueños. En secreto usted es mística, pero a un mismo tiempo desea y teme a lo sublime, desea trascenderse y experimentar lo ilimitado del amor infinito, pero le aterroriza perder su sentido de identidad y su base en el mundo. No obstante, los estudios espirituales y la meditación podrán ayudarla para que lleve a cabo su búsqueda interior y encuentre la conexión con las energías divinas que usted busca y necesita. La práctica de la visualización puede también beneficiarlo, porque usted tiene un raro poder para usar su imaginación y hacer que esta influya sobre la realidad.

Una dificultad de Neptuno en su casa doce es la tendencia que la vaga y a menudo indescifrable energía de Neptuno posee: la de impedir que usted sea capaz de ser honrado consigo mismo, y como resultado de esto, podría ser que no hable ni actúe con los demás de una manera de una manera directa. Usted no se propone ser esquivo o engañoso, pero son sus propias confusiones e ilusiones las que influyen sobre su conducta. A veces, al no dar curso a su vulnerabilidad y necesidad, es probable que usted vacile en actuar directamente, no porque procure proteger a los demás sino porque teme las respuestas de éstos.

Se avergüenza de su debilidad, de su desamparo o impotencia, de su sensibilidad, necesidad de consuelo y deseo de ser rescatado; como resultado de esto, usted se defiende contra tales sentimientos. Pero porque lleva dentro de sí a un niñito vulnerable que constantemente influye sobre usted, actúa de manera tal que fortalece su experiencia de que es pequeñito. Duro por fuera pero blando por dentro, usted asume, con demasía facilidad, el papel de víctima y permite que la exploten.

Una desventaja de que interiormente se siente pequeñito es que contribuye a su identificación con los oprimidos y su atracción hacia labores de asistencia social. Al servir a los demás, expresa su compasión, responde a la vulnerabilidad existente en los demás - en lugar de revelar su propia vulnerabilidad- y concreta sus ideales en lo que atañe a servir a la humanidad.

Aunque tal vez no se concentre conscientemente en sus ideas, éstas influyen subliminalmente sobre usted. En contraste con su yo humilde y pequeño, su Neptuno también le fabrica un grado de grandiosidad que a menudo es inconsciente. Tal vez sueñe despierta con ser un gran “curador”, un gran creador o un dirigente espiritual; puede ser que se abstenga de desarrollar sus posibilidades en muchos campos, a fin de evitar poner a prueba sus aptitudes y de desafiar a esa imagen fantástica que le sirva de apoyo. Por un lado, sus elevados ideales la motivan para que asuma una conducta altruista y una devoción desinteresada; por el otro, contribuyen a una percepción, a menudo deformada, de sus propias posibilidades, a costa de desarrollar su poder en el mundo.

Tanto en sus relaciones como en el trabajo, usted es motivado por fantasías inconscientes. En algún sitio de su pasado, en su infancia, en su consciencia se grabó la imagen de una unión beatífica o de la fusión de las almas. Como resultado de esto, usted busca inexorablemente una experiencia que refleje este ideal interior; inevitablemente, incapaz de abrazar las limitaciones de las relaciones humanas reales, usted se siente decepcionada. Esta inquietud divina alimenta a menudo su ambivalencia en las relaciones personales; aunque en momentos extraordinarios y preciosos usted experimente la conexión del alma que usted busca, empero usted lucha para abrazar a la persona real que está frente a sí, mientras vacila en apartarse de la imagen interior que usted ama y a la cual se aferra, a expensas de la realidad.

En sus relaciones personales usted, es, no obstante, sensible a las necesidades de los demás y atrae hacia sí a personas sensibles, creativas o espirituales que expresan claramente su Yo neptuniano latente. Es una esponja en el orden paranormal, y a menudo absorbe los sentimientos de esas personas y los confunde con los suyos propios. Debido a su propia confusión, puede ser indirecto y esquivo, y actuar a partir de motivaciones heterogéneas. Es probable que las personas se sientan atraídas hacia la profunda sensibilidad e inocencia que perciben dentro de usted pero, en la medida en que usted sea confusa e incongruente en sus palabras y conducta, es probable que las mismas personas desconfíen.

Muchos conflictos que experimenta en su interior y con el mundo exterior son influidos probablemente por las experiencias que usted tuvo en su niñez. Quizá su alma no quería nacer; y probablemente se rehusara a abandonar su apego a los reinos celestiales. Tal vez sus padres consideraran como una amenaza la inocencia infantil, la pureza de espíritu, la sensibilidad y la creatividad que usted evidenciaba, y por ello procuraran impedirle que expresara su yo verdadero y bello.

Profundamente herido, el niño divino que en usted existió se retiró a los reinos casi inaccesibles pero nunca lo suficientemente lejos como para borrar su propia memoria. Entretanto, su ego consciente absorbió los mensajes de sus padres en el sentido de que los valores creativos, espirituales y altruistas no eran importantes, o constituían valores que ellos no esperaban que usted manifestase.

Para hacer las paces con Neptuno, necesita encontrar un sendero espiritual o creativo que la ayude a sentir la energía de su alma y a renovarse abrevando en el vasto receptáculo de amor radiante que existe dentro de usted. Necesita descubrir su sueño, seguir su energía y abrir los canales que le permiten introducirse energía en su vida diaria. En vez de buscar interminablemente lo divino que en la vida existe, necesita hallar la conexión con lo divino que existe dentro de usted, y dirigirlo e introducirlo en su vida, para abrazar más plenamente al mundo que la rodea.

Pero, a fin de conocer y expresar su divinidad interior, en primer lugar debe abrir las puertas que había encerrado al niño profundamente vulnerable que existe en su interior. Es difícil permitirle que se revele, porque la dureza dl mundo amenaza con agredir sus debilidades y corromper su inocencia. Es probable que la inspiren y ayuden ciertas formas de psicoterapia, como por ejemplo la psicosíntesis, que utiliza la “visualización” y que tiene predilección por lo espiritual y lo creativo. Pero es probable que usted se beneficie con cualquier psicoterapia o cualquier relación curativa con alguien que posea una sensibilidad o una ternura extraordinarias, que abrace y ame a la niño vulnerable, asustado y exquisitamente bello que existe dentro de usted, y la aliente para que salga a la superficie y encuentre su sitio dentro del mundo.


PLUTÓN EN LA CASA DOCE

La influencia de Plutón sobre su duodécima casa sugiere que aunque usted posee un depósito interior de energía y fuerza notables; frecuentemente se siente impotente y a merced del mundo exterior. A causa de que tiene miedo de su energía original, desarrolló un sistema defensivo que bloquea su acceso a los recursos profundamente sepultados dentro de usted. Separada de su consciencia, esta energía Plutoniana puede ser terrorífica para usted, especialmente porque no se integra en su yo consciente, no se domesticó o civilizó a través del proceso de socialización, y fue deformado por años de represión.

Los deseos sexuales, las pasiones, los resentimientos y los odios del pasado pueden estar enconándose dentro de usted, amenazando con vencer a su control personal y abrumar a su consciencia. Por la acumulada carga emocional de esas energías y las amenazas que estas representan para su propio yo, es probable que usted no pueda permitirles penetrar bastante en la consciencia para descubrir la constructiva fuente de energía, la vitalidad, las capacidades regenerativas y curativas y la fuerza interior que éstas pueden brindarle una vez que las reconozca, las elabore e integre en su vida.

Pero, a menos que su Plutón esté totalmente carente de aspectos, estas energías surgen en su vida. Los planetas con los que Plutón está en aspecto son portadores de intensa carga de emociones y de la energía de los deseos, propia de Plutón, usted experimenta períodos de una energía intensa y explosiva, porque su volcánico yo inconsciente hace erupción dentro de su consciencia. En esas épocas, es probable que usted se sienta descontrolado, poseído, obsesionado y dirigido por deseos que no comprende. Pero también se siente vivo, motivado, potente y capaz de asumir la carga de su vida.

La duodécima casa es un lugar difícil para Plutón, que amenaza con abrumar al ego donde quiera que tenga lugar en la carta, y con obligarnos a enfrentarnos con las facetas oscuras y tenebrosas que preferiríamos olvidar. Quienes tienen a Plutón en la duodécima casa tal vez seamos portadores de la sombra colectiva de la humanidad. A través de nuestros encuentros con las oscuras fuerzas demoniacas existentes dentro de nosotros, no solo los asuntos nuestros, del pasado, que dejamos sin terminar, si no también “las heces” que absorbimos del mundo exterior e introducimos en nosotros, probablemente contribuyan significativamente a mantener el equilibrio psíquico de lo colectivo.

Sin embargo, en el nivel personal, tal vez usted sufra con Plutón, especialmente cuando vuelve la energía dura y sin compromisos –propia de Plutón- contra usted mismo. Las cuadraturas con Plutón en la duodécima casa pueden ser especialmente atormentadoras, porque lo obligan a encarar a usted sus energías tenebrosas. Aunque superficialmente usted parezca calmo, en su interior libra una batalla constante. Se juzga con crueldad e intenta disciplinarse; se niega satisfacciones que aliviarían sus agobios; se obsesiona con pecados, culpas y vergüenzas del pasado, que usted nunca superó. Contra su voluntad, ataques de odio contra sí mismo pueden inducirlo a adoptar conductas autodestructivas o a preocuparse morbosamente pensando en la muerte o en el suicidio.

En la medida en que sea capaz de canalizar esta energía Plutoniana mediante ejercicios físicos o de actividades (relacionadas con los signos y las casas que están es aspecto, y con la casa que Plutón rige), es probable que usted pueda controlar su fuerza y vencer obstáculos del mundo exterior. Ciertamente las oposiciones de Plutón a la sexta casa brindan salidas para que usted se realice en el ámbito del trabajo y de la salud. Pero para canalizar más acertadamente a Plutón, lo primero que debe hacer es dejar que las energías de aquel penetren en la consciencia de usted.

Si bloquea su vida interior, es probable que evite la soledad, la reflexión y las actividades tranquilas y relajantes que aflojan sus defensas. Cuando está solo usted se dedica a rituales obsesivos-compulsivos o a proyectos exigentes que requieren su plena atención y silencian las voces interiores. No obstante, se siente introducido por fuerza en estados de recogimiento y también de sueño profundo. Como sus sueños reflejan a menudo las energías tenebrosas que lo perturban y obsesionan, raras veces los recuerda. Es probable que también su inconsciente lo amenace con querer ingresar en sus imágenes originales.

Por otra parte, Plutón en su duodécima casa puede inclinarlo a asumir una actitud contraria respecto de su vida interior. Incapaz de bloquear las turbulentas fuerzas que existen dentro de usted, es probable que se convierta en un explorador valiente, decidido y despiadado de su yo-sombra. Capaz de regenerarse a través de períodos de soledad, se sume en los abismos de su psiquis, se enfrenta con los ángeles y demonios que allí residen y controla su energía para sus propias finalidades conscientes. Usted posee recursos ilimitados de autorenovación, tanto en lo físico como en lo emocional. Su vida es proceso constante de autoterapia, complementado frecuentemente con experiencias de psicoterapia a las que usted se consagra de todo corazón, en un intento por descubrir cuáles son las fuentes de sus conflictos y curarse de heridas del pasado. Más que la mayoría de la gente, es capaz de autotransformaciones profundas y duraderas.

Las ventajas de Plutón en la duodécima casa son tan dramáticas como sus riesgos. Aunque incapaz de experimentar en su vida diaria energía y fuerza suficientes, usted descubre en las crisis profundos recursos de energía, capacidad, vigor y fuerza. Por esta razón es probable que se ponga a prueba participando en situaciones que sean un desafío. Quizá adopte un estilo de vida que lo obligue a encarar a las energías plutonianas existentes fuera de usted (por ejemplo, enrolándose o dedicándose a actividades clandestinas); tal vez se sienta atraído a trabajar en algo que implique ayudar a personas que atraviesan una crisis. Debido a que sus actitudes para curarse psicológica y físicamente y hacer lo mismo con los demás son verdaderamente notables, podrá beneficiarse ejercitando y cultivando este talento.

William James escribió: “La mayoría de la gente vive –tanto en lo físico, en lo intelectual, como en lo moral- en un círculo restringidísimo de su ser potencial”. Y agregó lo siguiente: “Las grandes emergencias y crisis nos muestran cuánto más grandes de lo que habíamos supuesto son nuestros recursos vitales”. Su Plutón en la duodécima casa indica que sus recursos ocultos son mayores que los de una persona común y corriente, la cual carece de ese cúmulo de fuerza interior a la que pueda recurrir en épocas apremiantes.

Otro talento indicado por Plutón en su duodécima casa es su perceptividad psicológica. Como tiene acceso a las profundidades originales existentes dentro de usted, tiene una rara habilidad para percibir las energías subliminales existentes dentro de los demás. Como resultado de esto, cuando llega a ser capaz de enfrentarse con el material de su sombra, es probable que decida internarse en el campo de la psicología. Otra opción es un trabajo que implique investigaciones y estudios.

Plutón en su duodécima casa sugiere que, en su niñez, hubo una agitación emocional que influyó sobre usted para que introvirtiese su energía y se bloquease para no percibir el dolor, el deseo y la ira que estaba experimentando. Tal vez su familia lo avergonzaba profundamente; sus padres quizás le comunicaron que la agresividad y la sexualidad de usted eran inaceptables. Durante la adolescencia, es probable que los impulsos sexuales lo hayan atormentado tanto que se vedó aún más tener acceso a las fuerzas primitivas, pero potentes, existentes en su interior.

A veces, Plutón en la duodécima casa indica una historia de maltrato físico o emocional. Un padre (o una madre) Plutoniano puede haberlo atormentado sin piedad, tiranizando la casa y “castrándolo”, asegurándose de que usted no fuese una amenaza para su poder. Incapaz de encontrar salidas de aceptación o constructivas para su deseo, pasión, odio y rabia –que sus padres no podían enfrentar- usted sepultó dentro de sí esas emociones. Incapaz de hacer valer su propia fuerza, desarrollo modalidades de conducta que expresaban su impotencia.

Debido a que sus progenitores renegaban de sus personalidades sombrías y proyectaban sus cualidades negativas sobre sus hijos, es probable que usted haya “hecho suyos” muchos sentimientos y conflictos que sus padres se negaban a reconocer y les pertenecían. Por ello, como portador de esa sombra familiar, usted no sólo sufre sus propios deseos y emociones reprimidos sino también los de sus progenitores. Incapaz de manejar sus energías primitivas, es probable que ellas hayan necesitado un receptáculo para sus egos rechazados y un blanco para achacarle sus culpas. Como resultado de esto, una parte de su propio proceso de integración psicológica puede implicar que usted establezca una separación entre la sombra de sus progenitores y la suya propia. Lo que usted necesita es desarrollar compasión para consigo mismo, negarse a flagelarse por pecados y crímenes que nunca fueron suyos, o que fueron resultado de los conflictos propios de sus padres, que ellos no resolvieron.

Inevitablemente, sus relaciones familiares formaron más tarde, en su vida, el diagrama de sus relaciones personales. Como aprendió a esconderse tan profundamente dentro de sí mismo, o a ocultarse tan profundamente respecto de sí mismo, es probable que haya desarrollado una persona claramente diferente del intenso y tumultuoso yo Plutoniano que existe dentro de usted. Reservado y retraído, es posible que usted experimente vicariamente la turbulencia de su vida interior, atrayendo hacia sí a personas que se expresen más emocionalmente que usted y cuyos conflictos psicológicos son más patentemente reconocibles.

En sus relaciones personales, usted es motivado, a menudo, por fuerzas que no reconoce o no comprende. Temeroso de hacer valer su fuerza, es probable que actúe indirectamente, digitando a los demás o produciendo sentimientos de venganza mediante conductas saboteadoras. Temeroso de que lo dominen, es probable que luche con la paranoia o con ansiedades de persecución, y tal vez tenga miedo de que la otra persona, como lo hicieron sus padres, actúe destructivamente para con usted. Reiterando escenas del pasado, es probable que introduzca de buen grado en su vida a quienes lo traten tan duramente como usted se trata a sí mismo.

La armonización con Plutón en la duodécima casa es un proceso exigente. A veces, incapaz de tener acceso a sus energías sepultadas dentro de sí, atrae circunstancias de la vida que son traumáticas, como un medio para obligarse a poner en movimiento sus propios recursos. A semejanza de Perséfone, tal vez necesite que Plutón lo rapte y viole, para ingresar en la etapa siguiente de su evolución. Pero cuanto más consciente es usted de sus energías originales y más se consagra a su autoevolución, más probable es que tenga que crear situaciones que no sean traumáticas, las cuales le exijan que usted descubra y utilice su fuerza personal.

Stephen Kaplan Williams escribió “Si quieres amar, expresa odio”; y agregó: “Si quieres odiar, expresa amor”. Esta guía es especialmente útil para usted, porque necesita honrar, poseer y expresar las facetas oscuras de sí mismo antes de que pueda recobrar su fuerza constructiva y curativa. Necesita una filosofía de vida que honre a la oscuridad, y una imagen personal que acepte la limitación humana, la flaqueza y el mal propios del ser humano. Aferrarse a ideales virtuosos sólo introduce más hacia el fondo a las oscuras pasiones; allí se enconan y secretamente lo trastornan. Mediante psicoterapia y relaciones confiables con personas que acepten las energías sombrías de usted, podrá empezar a redimirse y transmutar a las fuerzas más oscuras y tortuosas existentes dentro de sí, para convertirlas en fuentes de fuerza y potencia.

Los demonios de la psiquis se agigantan en la oscuridad de la inconsciencia. Usted necesita dejar salir al aire libre a su demonio interior para observarlo, descubrir como se siente y que quiere, y permitir que el aire libre de la consciencia y las aguas de la compasión transformen a ese demonio en un valioso guía interior. Sin embargo, para hacer esto, deberá agrandarse lo suficiente como para contener la terrible energía de ese demonio. Tal vez necesite fortalecerse físicamente mediante un régimen de arduos ejercicios; probablemente se beneficie mediante disciplinas físicas, por ejemplo, con yoga, artes marciales o rolfing; es probable que logre una mayor integración valiéndose de psicoterapias, como pueden ser la bioenergética o la psicoterapia de Reich, las cuales aflojan su coraza corporal y lo ayudan a acrecentar su tolerancia respecto de la excitación, el terror, la rabia y la pasión.

Pero antes de que pueda empezar el proceso de volver a ser dueño de sus energías físicas y emocionales, es probable que necesite alterar sus actitudes. ¿Qué racionalizaciones usa para seguir manteniéndose impotente? ¿Qué ideas vive, a través de las cuales pierde su potencia? ¿Cuáles son las ganancias secundarias que experimenta como resultado de su propia impotencia o de sentirse víctima? ¿Qué le permitirá abandonar esto último y crear medios más sustanciales de realización y autoestima? Sólo observando cómo usted mantiene encerrado a Plutón dentro de la duodécima casa, podrá empezar a evaluar las consecuencias implícitas en recuperar las energías de las que usted renegara y en experimentar y expresar más plenamente su fuerza personal.


Tomado de: Su Yo Secreto, Tracy Marks, Editorial Kier, 1994.