Mostrando entradas con la etiqueta 5 Signo II TAURO. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta 5 Signo II TAURO. Mostrar todas las entradas

3.8.08

TAURO: un torito y una vaca pastan con entera comodidad.

Signo de tierra, femenino, fijo, domicilio de Venus.


Michelle Pfeiffer
29 de abril de 1958
http://www.gorgeouspfeiffer.com/
En el aspecto físico los nativos de Tauro manifiestan relaciones cósmicas contradictorias; por una parte de la Venus, gentil patrona del signo de Tauro, por la otra, la de las cualidades terrenas del signo en sí mismo: el cuerpo robusto y más bien pesado se mueve con lentitud, pero también con una cierta facilidad, e incluso parece –especialmente en las mujeres- que con gracia. La cara es redonda y el cráneo tendiendo a una forma rectangular; la mirada es penetrante, con frecuencia fija, más vigilante que agresiva, distinta a la de Aries, que parece buscar con los ojos a la “víctima”. El nativo de Tauro observa para estar pronto a parar, a oponerse, a resistir a un eventual enemigo. El labio inferior, ligeramente sobresaliente, traiciona la decisión de que no estará jamás dispuesto a ceder, y sus anchos hombros indican lo mismo. También es significativo el cuello, es más corto y grueso, la nuca musculosa y cuadrada en los hombres y casi siempre muy bella y proporcionada en las mujeres.

Las características físicas corresponden a las tendencias psíquicas: el nativo de Tauro no aspira el dominio a toda costa como el nativo de Aries, sin embargo se muestra inflexible en su voluntad de proteger cuanto posee, de proceder contra las fuerzas que podrían tratar de privarlo de su bienestar. Aunque use la violencia sin miramientos en sus confrontamientos con los demás, puede afirmarse que este tipo adopta medios más sutiles, sobre todo la diplomacia. 


Orson Welles
6 de mayo de 1915
http://www.wellesnet.com/
Es difícil enfadarle, permanece fiel a sus propias ideas e intenciones, es persistente en sus empresas, parecido a la araña que viendo destruidos los hilos de su tela, fatigosamente tejida, al inicio de la estación caliente, re emprende arduamente el duro trabajo, o como la hierba que pisada se alza de nuevo. De este modo, a la voluntad de conservación y a la fuerza de resistencia, junto a la calma, reflexión y perseverancia, se asocian la ponderación y la paciencia para soportar reveses y ofensas. También en esto el nativo de Tauro no se traiciona, no es fácil desconcertarle, pero una vez irritado, perdida la paciencia, se desahoga con violentos accesos de cólera, para calmarse enseguida, pero de manera lenta. 

Como ya había aludido, en el nativo de Tauro no es del todo raro el deseo de poseer y de dominar, pero, renunciando a la violencia, sabe tener la medida justa para alcanzar las metas prefijadas. Se crea su propia posición –la aspiración a la elevación es grande en la mayoría de los hombres dominados por Tauro- con los medios perfeccionados de la intriga, pronunciando las palabras a su debido tiempo y en el lugar oportuno; en consecuencia, el nativo de Tauro logra éxitos sólidos y duraderos.


Sigmund Freud
6 de mayo de 1856
http://www.freud.org.uk/
Conocedor de su propio querer y sabiendo ponerse en evidencia, se encuentra satisfecho sobre todo cuando alcanza honores en manifestaciones aparentes, cuando es objeto de la estima de los demás y ve explícita mente reconocidos sus propios méritos. Las mismas aspiraciones en otras persona, si no le turban, todo lo más le dejan indiferente, o le imponen cierta reserva (quizás por los celos a los que está fuertemente inclinado en sus más variadas formas); difícilmente se prodiga en cumplido y está lleno de prevención contra los otros. 

Constantes y firmes en sus concepciones y en sus intentos, los nativos de Tauro muestran tendencia a la estabilidad también en el ambiente en que viven: son amantes del orden y de las cosas bellas –esto corresponde a las características del planeta Venus- buscando sistematizar los propios hábitos con gusto y de manera que satisfagan estos deseos siempre vivos y a los cuales no renuncian nunca. 


Fred Astaire
10 de mayo de 1899
http://www.biography.com/
En tipos inferiores la misma tendencia puede  fácilmente degenerar en simple esteticismo, en el abandono desenfrenado por el lujo y el placer; sin embargo, los tipos superiores llegan a una fuerza tal que permite al sujeto dedicarse con buenos resultados a las actividades artísticas. Cuando faltan elementos decisivos que indiquen un sentido de verdadero talento, se llega a un diletantismo no falto de fascinación. Dotado de una cierta elocuencia, el nativo de Tauro la adopta algunas veces para disimular las cosas que prefiere no revelar a los demás. La misma facultad le sirve para sustraerse a eventuales concesiones que podría verse obligado a hacer y para evitar empeños que no le conviene resolver. 


Bertrand Russell
18 de mayo de 1872
http://bertrandrussell.org/
La nota egoísta en su constante pensamiento por los propios intereses, se entrevé siempre tanto en las conversaciones como en las acciones de este tipo; lo mismo ocurre en su vida sentimental: sinceramente deseoso de afecto y no privado a su vez de afectuosidad, los nativos de Tauro tienden todavía a unirse a individuos que pueden serles útiles o a escoger al compañero de vida entre personas de condición social más elevada que la suya o que esté bien provista de medios financieros.

A pesar de la capacidad de soportar pacientemente, también en los matrimonios de los Tauro, como en los de Aries, las disonancias son frecuentes; celos e infidelidad parecen ser los motivos principales. Las amistades son más bien efímeras y frecuentemente con personas extravagantes. 



Alberto Durero
21 de mayo de 1471
https://www.museodelprado.es
En los nativos de Tauro se observan también relaciones románticas; sin embargo, y a pesar de su sincera afectuosidad, estos tipos no logran ser verdaderamente felices en sus uniones. De tierra y femenino, el signo de Tauro es apto para favorecer en la mujer las mejores virtudes de ama de casa. Ambientes agradables, casas bien amuebladas y la cocina cuidada son las metas preferidas para sus ambiciones. De este modo la mujer Tauro está inclinada a considerarse infalible: lo que hace es siempre perfecto, difícilmente soporta la critica de su conducta, sin embargo es muy sensible a las lisonjas y a las felicitaciones de los que frecuentan su casa. 

La reserva en muchos casos, en cuestiones que se refieren al patrimonio y al dinero en general, en los nativos de Tauro, hombres y mujeres, asume con frecuencia la forma de una verdadera avaricia. Si alguna vez se deciden a hacer obras de caridad, se complacen viendo que tal actividad va acompañada de un cierto honor propagandístico.Las enfermedades más características de Tauro son: enfermedades pletóricas, enfermedades hepáticas, del bazo y de los riñones; las mujeres se ven amenazadas en los ovarios; es muy fuerte la predisposición a las inflamaciones de la garganta, raras veces a la diabetes.



Texto Tomado de: N. Sementovsky-Kurilo, Astrologìa, Barcelona, Editorial Planeta, 1986.



A continuación, Video sobre el Trabajo # 2 de Hércules, por analogía el trabajo de Tauro.