Mostrando entradas con la etiqueta 5 Signo X CAPRICORNIO. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta 5 Signo X CAPRICORNIO. Mostrar todas las entradas

3 de agosto de 2008

CAPRICORNIO: una cabrita montès trepa con ayuda de Dios.

ALGUNOS ASPECTOS DEL SIGNO CAPRICORNIO.

Entre todos los otros tipos astrológicos, el nativo de Capricornio, tanto física como psíquicamente es sin duda el más resistente. Su cuerpo corresponde perfectamente a las condiciones en que se desenvuelve su vida. Robusto, con un esqueleto que parece visible a través de la piel, incluso en los individuos que tienen una musculatura fuerte. La constitución física del nativo de Capricornio se parece a una casa construida con cemento armado: un terremoto podrá hacerla vacilar, podrá derrumbar los techos, las escaleras y la puerta, pero ni las más fuertes sacudidas harán temblar los pilares. Lo mismo puede decirse del conjunto de la existencia del nativo de Capricornio, de sus experiencias y de las reacciones psíquicas y espirituales con que afronta todo lo que vive y experimenta. No solo posee una fuerza de resistencia verdaderamente excepcional, sino también es incomparable en su inflexible serenidad de frente a cualquier padecimiento, aun el más grave, que sabe soportar en silencio, maestro de una de las mayores virtudes humanas: la paciencia. 

En cierto modo este nativo es el más experimentado entre todos los tipos astrológicos inexorablemente sujeto a la dura ley del severo Saturno, regente del signo de Capricornio. Es la naturaleza de Saturno la que le ofrece el más precioso don que el hombre se pueda prometer: la conciencia de que “el sufrimiento sea la vía más breve hacia la sabiduría cono dice el místico medieval Eckart. 


Las invencibles armas de este nativo en su lucha por la existencia que, aunque en edad tardía terminan por asegurarle la victoria son: la tenacidad, la prudencia y la laboriosidad, secundadas por un sentido del deber y del sacrificio. Ninguno como este nativo es capaz de la renuncia total, incluso en lo que podría procurarle una alegría, si cree que tal renuncia es la premisa indispensable para alcanzar las metas superiores de su vida. Además, regidos por un signo de tierra, los nativos de Capricornio, en su ser original, están vinculados a las cosas materiales; sin embargo su existencia, si debe ser sensata y fructuosa, se resuelve en una continua y desgastadora superación de su propia naturaleza. De esta manera se explica que entre estos nativos encontremos grandes figuras de ascetas.


En su aspiración por el dominio de la materia, el nativo de Capricornio se parece al de Escorpión, pero la vida que ambos siguen y los medios que adoptan son distintos: mientras el nativo de Escorpión tiende a destruir la materia a martillazos o a disgregarla con medios rápidos y violentos, el de Capricornio quiere apoderarse en un lento proceso de progreso dominio; no la niega porque la considera como el mal, la siente como la fuente del sufrimiento que a su vez es la generadora de la vida, y por tanto no la destruye o descompone, sino que la espiritualiza. 



El arte de Miguel Ángel es un ejemplo elocuente. En el campo de la ciencia y de la técnica, los nacidos en el signo de Capricornio se encuentran consecuentemente en las ramas eminentemente constructivas: en la construcción urbana, entre ingenieros inventores de máquinas y de aparatos en general, entre los estudiosos y científicos que tratan de explorar la naturaleza al servicio inmediato del hombre. Aquellos, entre los nativos de Capricornio, que están desprovistos de dones mentales excepcionales, se revelan valerosos artesanos, mineros, agricultores que, en estas humildes condiciones, no son distintos de sus hermanos provistos de una cultura intelectual, manifestando también una gran tenacidad y una fuerte voluntad; así, con el tiempo logran crearse una posición social satisfactoria gracias a que son concienzudos y a la precisión con que ejecutan sus trabajos, siendo en esto superiores a los representantes de cualquier otro tipo astrológico.  



Las mujeres pertenecientes al signo de Capricornio, aun cuando están alentadas por aspiraciones elevadas, se someten a las exigencias que puedan imponerles su condición de esposa o madre, y solo en edad avanzada, terminando el cuidado y la educación de los hijos, se siente con derecho a seguir el camino sobre el cual hubieran querido dirigirse desde la juventud. Bajo este aspecto, la estadística astrológica puede ofrecer admirables ejemplos de este heroísmo femenino apto para servir de modelo, incluso en nuestro tiempo, de muchas mujeres que tienden a descuidar su deber y su responsabilidad en sus relaciones con su compañero y con sus hijos. Los individuos del sexo masculino muestran una sobresaliente tendencia hacia la soledad. Ésta, ciertamente, no es una premisa favorable para la unión matrimonial, y de hecho en muchos casos es causa de desidia y de aburrimiento entre los cónyuges. Por tanto, tendrán que escoger a la compañera de su vida preferiblemente entre aquellos nativos de los que pueda esperar la mayor comprensión. Estos nativos están inclinados a la melancolía, más que los de cualquier otro signo. 

Deben cuidarse de: artritis, esclerosis, tuberculosis ósea, enfermedades de la piel.Saturno regente de Capricornio tiene en la mitología una personalidad escondida. Por una parte se nos cuenta que castró a su padre y se comía a sus hijos. En este sentido representa un principio represivo, critico, frío y áspero. Por otra parte, sin embargo, en la mitología romana Saturno regia la edad de oro. Las saturnales eran un festival de licencia, sensualidad abundancia y complacencia es decir la época de la cornucopia. 


Las cualidades de Capricornio reflejan la naturaleza dual de Saturno y es necesario de con este signo se aprecien estos dos lados de la vida. El primer lado del signo lleva a las personas a sentir la sensación de que alguien los vigila, como un padre severo, que espera de sus hijos obediencia y ciertos logros. Es tarea primordial del Capricornio planear y estructurar cautelosamente la vida construyendo lógicamente y con lentitud con mira al logro de sus objetivos y ambiciones. La energía debe ser cuidadosamente medida, y ello requiere disciplina y control.  Capricornio rige las rodillas, y tarde o temprano deberán inclinarse, sumisos, ante una autoridad (interna o externa) que espera algo de ellos. Por ello es frecuente que la persona se vea humillada por penurias y frustraciones, pero solo así aprenderá a aceptar ciertas leyes, limites y estructuras. El Capricornio siempre necesitará “hacer algo de sí mismo” y alcanzar cierto grado de validación colectiva y de respeto. Son personas que pueden revelarse y tratar de eludir las lecciones y responsabilidades, pero que terminan por caer en la cuenta de que simplemente, se sienten mejor si enfrentan las obligaciones que tienen, ya sea consigo mismos o con los demás. 


Capricornio tiene una herramienta para explotar: la capacidad de operar con suma eficiencia en el mundo material. Mediante el cultivo de su potencial destreza para el manejo y la organización de asuntos prácticos, después de Virgo ningún otro signo es más capaz que Capricornio de crear orden a partir del caos, o de tener una visión de las posibilidades y de poderlas concretar.




No debemos olvidar que el terrenal Capricornio tiene su lado de sátiro lo que le permite disfrutar de los sentidos físicos y del mundo natural. Aun así el Capricornio puede dar al mundo una impresión de reciedumbre pero es frecuente que al refugiarse en casa se haga mimar y tratar como un niño por su pareja. Pese a su dureza externa, o a su timidez, los Capricornio son excepcionalmente sensibles a los sentimientos de los que están próximos. Como los buenos vinos, los Capricornio con el paso del tiempo maduran bien y van mejorando y siendo más felices con el tiempo. Capricornio simboliza en la naturaleza la desnudez el encogimiento, el silencio, la concentración del invierno en su severa grandeza. 


Analogando al invierno la personalidad del Capricornio, tiende a ser fría, retraída, introvertida poco emotiva, pero que dichas cualidades le aseguran el dominio sobre sí mismo. A veces parece lento, por su paciencia, perseverancia, estabilidad, meditación, pesimismo y melancolía. El Capricornio puede manifestarse básicamente a través de dos naturalezas: a) la Ambición y b) El desapego.a) Naturaleza caracterizada por una áspera afirmación del Yo al servicio de una voluntad de poder y de un orgullo impregnado por la necesidad de dominio. Arribista y ambicioso, siempre con sed de elevación. Y alcanzará realmente la cumbre si es: silencioso, paciente, obstinado, previsivo, lucido, voluntarioso, calculador, diplomático y nunca abandonando su indomable carácter duro como la roca.b) Cuando se desapega del mundo terrestre, de los deseos y posesiones materiales, esta tomando el camino del desprendimiento. 


Se trata entonces de una ambición pero inhibida, que se dirige hacia adentro y no hacia afuera como la anterior. Dicha elevación espiritual se irá logrando en la medida que sea: asceta, contemplativo, consagrado totalmente a sí mismo y a los demás, como voluntario desarrollando una gran obra, y nunca abandonando la decisión de escarpar sobre áridas pendientes que le conducirán a cimas luminosas.Morfología: Los representantes de este signo se muestran bajo una apariencia de “viejito.” Cuerpo delgado, que acusa la osamenta y acentúa el alargamiento general; formas secas, duras, nudosas, rectilíneas. Rostro contraído de ojos hundidos de frente prominente, con nariz y barbilla sobresaliente, con frente arrugada, labios delgados, mirada profunda y preocupada, desde lejos da impresión de rigidez, severidad, frialdad, disciplina, dominio o calma.


Texto Tomado de: N. Sementovsky-Kurilo, Astrologìa, Barcelona, Editorial Planeta, 1986.


A continuación, Video sobre el Trabajo # 10 de Hércules, por analogía el trabajo de Capricornio.