Mostrando entradas con la etiqueta 6 Casa 12 Marte Venus. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta 6 Casa 12 Marte Venus. Mostrar todas las entradas

11.2.10

MARTE Y VENUS EN CASA 12

.
MARTE EN LA CASA DOCE

Su Marte en la casa doce indica que usted a menudo carece de energía física y evita los ejercicios arduos. Cuando está solo físicamente activo, prefiere someterse a ejercicios estando solo, en vez de practicar actividades grupales o deportes competitivos. Como con su cuerpo no se siente cómodo, y a menudo hasta torpe, es probable que usted no domine del todo sus movimientos y se muestre inseguro sobre su capacidad para dirigir y controlar la energía corporal. A veces tiene la sensación de vivir con su pie en el freno, siendo incapaz de acelerar; otras veces, no sabe cómo frenar o detener su aceleración.

Su inseguridad en función de su cuerpo puede extenderse a los objetos mecánicos, con los que usted no se encuentra cómodo. Y en la medida en que sus alcances físicos son débiles, usted experimenta sus propios estados psicológicos a través de las máquinas y vehículos de motor que la rodean. Por ejemplo, cuando usted se siente “desinflado”, su auto tiene una llanta pinchada; cuando lo que usted necesita es “desahogarse”, es probable que el agotado sistema de su vehículo se descomponga y que un silenciador ruidoso exprese la ira que usted siente. Esta posición de Marte indica también que sus conflictos emocionales pueden relacionarse con problemas físicos como éstos: dolores de cabeza, hemorragias, inflamaciones, quemaduras, fiebre y alta presión arterial. El hecho de que usted no sea cuidadoso con sus acciones puede hacer también que sea proclive a los accidentes.

Marte en su casa doce sugiere que usted vive en constante estado de excitación y desasosiego, el cual puede hacer que emprenda actividades compulsivas, o que puede motivarlo para que cree continuamente proyectos personales que den salida a su energía. Debido a que le es dificultoso quedarse quieto, usted se mantiene ocupado; sin embargo, porque teme demostrar lo que vale, en el mundo exterior, es probable que se preocupe por actividades solitarias y que le releguen a un segundo plano.

En lo que concierne a Marte, ésta es una posición en la que usted se sentirá muy motivado y con mucho empuje, en la medida en que pueda emprender actividades que despierten su entusiasmo. Estimulado a menudo por grandiosas fantasías en las cuales hay aventuras y logros, usted se consagra totalmente a cada cosa nueva que despierte su interés, hasta que su pasión mengua y busca otro proyecto. Al alternar entre una actividad excesiva y una actividad escasa, usted experimenta también largas fases en las que se desentiende de la vida, durante ellas se siente incapaz de experimentar los estados que usted anhela: aquellos en los que usted participa activamente y que lo entusiasman.

En la medida en que se siente desconectado de su apasionamiento y su energía, usted sufre demasiada represión y supresión de sus necesidades y deseos, al igual que una fastidiosa sensación de que es incapaz o inútil, lo cual expresará iniciando su negativa conversación consigo mismo con estas palabras: “No puedo”. Al sentirse derrotado incluso antes de hacer el intento, inhibe sus deseos de tener experiencias que podrían satisfacerle. Puesto que le es difícil manejar la frustración de sus anhelos insatisfechos, es probable que usted prefiera no querer algo, a quererlo y sentirse contrariado. Empero, simultáneamente, usted tiene anhelos que reemplazan a sus carencias y necesidades reales y que, inevitablemente no logran satisfacer aquéllas.

Es probable que, inconscientemente, usted esté bajo la influencia de un profundo tabú interior en cuanto a sentir, expresar y satisfacer sus sanas motivaciones para satisfacer sus necesidades con egoísmo o egocentrismo. Debido a que le es difícil actuar en favor de sí, no siempre se siente capaz de asumir la responsabilidad por su propia vida. Como resultado de que no logra hacerse valer adecuadamente, se siente desvalido y provoca situaciones en las que la víctima es usted. Asimismo, es probable que espere que los demás hagan por usted lo que usted es renuente o incapaz de hacer por sí mismo.

A cambio de esto el mismo planeta le brinda la oportunidad de ser explorador de los mundos interiores, de procurar sondear los abismos de la psiquis, y no solo de la suya sino de los demás, teniendo un talento innato para ayudar a los demás, por ello se le pide ejercer profesiones relacionadas con la asistencia social.

En este campo del servicio social, usted puede aprovechar la estrella que tiene para tratar asuntos referentes a la ira, la sexualidad, la agresividad.

El planeta la puede inclinar a fundirse tanto física como sexualmente con su pareja, y tener dificultad en establecer una separación emocional después del contacto sexual. Una vez que usted empezó una relación sexual, es probable que se deslice en una vasta gama de fantasías románticas inconscientes que interfieran en su capacidad de evaluar realísticamente su pareja.

Para hacer las paces con Marte usted necesita establecer una relación más sana con su cuerpo. Es probable que el YOGA, el KARATE, o los MASAJES le permitan experimentar y armonizar su energía en función del cuerpo, de su agresividad y sexualidad. La bioenergética puede ayudarla, especialmente para ayudarla a aumentar su capacidad, a fin de tolerar la excitación, hacer frente a la frustración y cimentar su energía.

Usted necesita examinar todo aquello en lo cual usted cree, en relación con el interés que siente por si mismo, con el “hacerse valer” y con la sexualidad para que se sienta más a sus anchas actuando por si, experimentando y expresando sus deseos, y afirmando su identidad y conductas sexuales. La preparación para hacerse valer es de utilidad, como también pueden serlo las formas de psicoterapia que la ayuden a experimentar y expresar sentimientos y deseos sexuales y agresivos. Cuando está cómodo con sus deseos, sabedor de lo que quiere y confiado en hacerse valer, usted honrará a su energía de Marte, lo cual le permitirá sentirse más dinámico, más satisfecho y más vital.


VENUS EN LA CASA DOCE

Venus en la casa doce sugiere que usted disfruta la soledad y se introvierte fácilmente en procura de una satisfacción emocional, cuando sus relaciones personales no le contentan. Capaz de estar en compañía consigo mismo, crea y vive según sus propios valores, cultivando su belleza interior y escogiendo darse usted misma el amor que también procura que le llegue desde fuera. Como puede obtener su propio pábulo de sus recursos interiores y experimentar en profundidad la paz mental, usted se siente espiritualmente protegido en sus sueños, lo mismo que su vida vigil, tal vez reflejen su armonización con las esferas superiores.

En la medida en que usted no pueda satisfacer por sí solo sus necesidades emocionales o lo que usted necesita en sus relaciones, Venus en doce puede inducirlo a diversas formas de complacerse que dinamicen su sensación de bienestar. Es probable que, en secreto, usted coma golosinas en grandes cantidades o salga a comprar habitualmente objetos estéticos.

Venus en doce indica también que usted desea trascender, expresándose de manera creativa, especialmente a través del arte o de la música.

Vulnerable en función de su propio talento, quizá sea usted uno artista que trabaja reservadamente, pintando o esculpiendo en secreto durante sus horas libres, pero que vacila en mostrar su labor a los demás o en comprometerse de tal modo que usted se convierta en una profesional. Porque busca tomar contacto con la esfera de las imágenes ideales a través del arte, y porque aplica sus normas ideales a su propio trabajo, es probable que usted denigre duramente su propio talento. Quizá también posea delirios de grandeza en lo que atañe a su triunfo como artista, interfiriendo estas fantasías en su capacidad para dedicarse de lleno a su arte, puesto que usted espera alcanzar un nivel de realización que es imposible.

Tanto su vida creativa como su vida amorosa están imbuidas de un anhelo de experiencia trascendente. Usted busca un amor que se extienda más allá de lo personal, que abarque lo que la humanidad tiene de divino. Este anhelo puede inducirle a elegir un trabajo en el que preste un servicio, a sentir la vocación de calmar el dolor de los heridos y ayudarlos a que se hagan cargo de lo que potencialmente pueden hacer. Usted quiere “dar”, y la causa de esto es su compasión y piedad para con los necesitados; el hecho de que se interese sinceramente por el bienestar de los demás, con muchísima frecuencia suscita, en retribución, una respuesta amorosa. Sin embargo, su necesidad de “dar” y su concentrada atención sobre las posibilidades espirituales de los demás puede tener efectos contrarios en sus relaciones personales y es probable que usted ignore cómo elegir una pareja con la que usted pueda crear, en la tierra, una vida que le resulte viable.

Usted sufre porque su corazón tiene un anhelo vehemente: necesita y quiere a alguien que sea su pareja del alma. En contacto con su yo espiritual, quiere estar en comunión con el yo supremo de la otra persona. Lo que usted desea es sumergirse en la experiencia de una beatífica unidad mientras usted y su pareja se miran de hito en hito, o mientras ambos miran hacia el exterior a través de la lente de los valores e ideales que comparten. Realmente, usted es capaz de esas culminantes experiencias de amor; sin embargo, éstas pueden carecer de solidez, puesto que a menudo son creadas por su fantasía, en lugar de tener, como base, a la realidad del conocimiento pleno de la otra persona. Usted tiende a enamorarse del amor, o a amar una imagen o un ideal más que a una persona en su totalidad. Atraído hacia las cualidades interiores de una persona y hacia los fugaces fulgores que usted tiene de su alma y sus respectivas posibilidades, ignora las realidades externa que socavan el nivel de su romance. El concepto que usted tiene acerca del amor, probablemente, irrealista- puede ser tan inconsciente que confunda continuamente fantasía con realidad, engañándose sobre su pareja y cometiendo los mismos errores una vez y otra vez, sin aprender de la experiencia pasada.

Sin embargo, “es una persona que da”, capaz de amar a otro, y establecer una relación en la que tenga lugar una profunda participación mutua. Empero, es probable que recibir sea mucho más difícil que dar. Y como es probable que usted se sienta más afianzado a través del hecho de estar enamorado, el contacto real con la persona amada puede ser menos importante que el amor que usted interiormente siente; como resultado de esto, y a causa de que, a menudo, a usted le incomodo “recibir”, quizá ame a alguien que sea esquivo, inaccesible e incapaz de responder a lo que usted necesita. No obstante, cuando ustedes están juntos, procuran crear un mundo íntimo en el que puedan ser absolutamente uno para el otro antes de volver a los mundos separados que los convocan.

En lo atinente a sus relaciones íntimas, usted es tímido como para expresar su afecto en público; sin embargo es muy afectuosa en privado, y tal vez hasta dulce y sentimental. Es probable que su reserva sobre su vida amorosa influya también sobre su tendencia a tener secretos apasionamientos o mantener romances ocultos que llenen su fantasía sobre un idílico retiro del mundo, pero que no se incorporan a su vida diaria.

A menudo, pasa en su vida por fases en las que evita las relaciones amorosas. Temeroso de “enloquecer” por el otro, de sentirse avergonzado por lo que ambos necesitan intensamente, o de sufrir el dolor de una desilusión continua, evitan relacionarse íntimamente. Es probable que, en sus vidas, alternen entre relaciones amorosas devoradoras y una ausencia completa de enamoramientos. Si éste es su modo de ser, entonces tal vez descubra que durante los años que usted está sin pareja podrá aprender a amarse más eficazmente y prepararse para unas relaciones futuras que sean más satisfactorias. Sin embargo, el peligro radica en que usted no dará curso a sus necesidades durante tan largo tiempo que, cuando lo consienta, volverá a caer en las viejas actitudes de intenso apasionamiento. Debido a que el medio más plenamente es el de las relaciones estrechas, lo que usted necesita es desarrollar algo así como una “red” de personas con las que usted siente que participa de manera honda y genuina.

Independientemente de las relaciones amorosas, Venus le permite crear amistades y otras clases de relaciones platónicas que impliquen la mutua expresión de sentimientos y necesidades. Aunque tal vez le falten dotes sociales que le permitan relacionarse ajustándose a los convencionalismos, lo que no le falta es la armonización con los reinos interiores que posibilitan la intimidad. Por esta razón, y porque usted valoriza la profunda participación personal, es capaz de desarrollar relaciones amorosas enriquecedoras que podrán satisfacer algunas necesidades de su pareja.

Otra cuestión eventualmente problemática en sus relaciones es la confusión que tiene acerca de la femineidad. Es muy probable que una madre que, en su “rol” no brindó el modelo adecuado, haya influido sobre los conceptos que usted tiene respecto de las mujeres. Es probable que haya sido una madre que dio muchísimo de sí, pero posiblemente de una manera narcisista, sin atender a las necesidades reales de usted; o tal vez haya sido completamente incapaz de dar o de amar, por lo que usted se vio obligada a introvertirse, a edad muy temprana, en procura de fuentes de amor dentro de usted mismo.

Le será de utilidad comprender cómo fueron sus primeros años y los problemas familiares que influyeron sobre usted. Es probable que, en su familia, el amor no se expresase abiertamente, o incluso no se lo sintiese. Tal vez sus padres o tuvieran en claro cuales eran sus valores, sus actitudes para con el mundo material, ni su disposición para formar relaciones genuinas. La fase edípica puede haber sido especialmente difícil para usted, pues es probable que su amor hacia el progenitor del sexo opuesto se viera frustrado; fue entonces cuando usted decidió volverse más bien hacia el mundo de imágenes ideales existentes dentro de usted que depositar nuevamente su amor en una persona externa que pudiera significar para usted un desengaño. Esta elección suya contribuye a la riqueza de su vida espiritual y artística, pero puede interferir en su capacidad para desarrollar relaciones que sean sólidas.

No obstante, usted se encuentra a sí mismo en sus relaciones. Necesita comprometerse personalmente con los demás. También necesita una vida privada en la que usted pueda “seguir su felicidad”, o sea, sentir cuál es su fuente de espiritualidad y expresar su creatividad. La preparación artística puede ayudarlo a desarrollar confianza en su talento; y su entrenamiento en lo atinente a aptitudes y disposiciones para actuar en sociedad puede ser beneficioso para usted, en ese campo. Finalmente, al atenderse con un psicoterapeuta experto y muy conocedor de los problemas interpersonales puede ayudarla a resolver los temores y conflictos que usted experimenta en relación con su intimidad.


Tomado de: Su Yo Secreto, Tracy Marks, Editorial Kier, 1994.