Mostrando entradas con la etiqueta 6 Casa 12 Sol Luna Mercurio. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta 6 Casa 12 Sol Luna Mercurio. Mostrar todas las entradas

11.2.10

SOL, LUNA Y MERCURIO EN LA CASA 12

.
SOL EN LA CASA DOCE

Es usted una persona sensible, muy vulnerable ante el impacto del ambiente en el cual está. Dubitativo en cuanto a compartir sus experiencias interiores, conserva un santuario íntimo dentro de usted mismo, donde se recoge de las exigencias del mundo exterior. Como un rey de su castillo interior, usted ejerce allí su reinado supremo. Sin embargo, otra cosa ocurre con el modo con que usted maneja y dirige sus asuntos terrenos. Porque lo que usted siente es que no pertenece al mundo que la rodea, entonces es el momento en que usted debe crear su propio mundo, tranquilo y protector, para que en él usted pueda ser fiel a su voz interior y seguir su sendero de evolución psicológica y espiritual. Usted necesita tiempo para estar solo y reflexionar, armonizarse con sus pensamientos, sentimientos y fantasías, y librarse de las influencias de los demás, que usted absorbe con demasiada facilidad. Por cuanto se siente conectado con fuerzas espirituales más grandes, le haría bien practicar la meditación como una disciplina que le permitirá obtener la claridad que busca. Sus recursos interiores son vastos; comprenda que cuando usted mire hacia adentro, será cuando se sienta más revitalizado.

El SOL aquí, puede indicar humildad, pero también puede señalar sentimientos de inferioridad y una pobre autoestima. En sus primeros años de vida, tal vez recibió de por parte de las personas encargadas de su crianza, unos mensajes que lo indujeron a creer que no tenía derecho a existir, que sus deseos personales eran egoístas y carentes de importancia y que usted poseía una maldad o una indignidad innatas, que debe expiar. Quizá muy poco de lo que usted hacía o decía se consideraba lo bastante bueno, o tal vez los padres, estaban tan enfrascados en su propio mundo que no sacaban tiempo para atenderlo cuando usted más lo necesitaba. Y MUCHO CUIDADO PUES SI cuando usted era niño y albergaba un muy arraigado sentimiento de culpa y a menudo creía que merecía un castigo, es probable que siendo adulto, en su vida cree situaciones que la hagan sentirse culpable, o que se castigue por mala acción real o imaginada. !

Una pobre autoestima puede alimentar conductas autoderrotistas, la ASTROLOGÍA A TRAVÉS DE SU CARTA ASTRAL le pide que se pregunte:

¿Que hace usted para mantener incorporados en sí mismo mensajes negativos sobre lo que usted vale, y para probarse que es tan indigno como creía serlo cuando niño?

¿Sabotea lo que usted hace en el mundo, para tener una excusa a fin de retirarse en su oculto sitio interior?

¿Se ufana de una imagen personal humilde y virtuosa, e induce a que los demás lo exploten, asumiendo actitudes serviles en sus relaciones con los demás?

¿Crea situaciones en las que se siente humillado como un fracasado para demostrar que usted no sirve, y luego de ello, alternadamente, para rebajarse y hacerse valer, muy pagado de si misma, a su golpeado ego?.

Dependiendo de sus respuestas usted sabrá si debe elevar o no su estima personal.

Su tendencia a ocultarse y retirarse de la vista del público no es probable que sea mero resultado de que usted se sienta un inútil. Es entonces cuando su espiritualidad y ética lo inclinan a valorar una vida de humildad y servicio. Aunque a veces anhela el honor y la gloria, suele contentarse con las tranquilas satisfacciones propias de atender a las necesidades humanas, trabajar en un segundo plano con los que están en malas condiciones, o de ayudar a quienes necesitan su apoyo. Usted no sólo posee notable aptitud para intuir las motivaciones y problemas de los demás, sino también que es extremadamente sensible al apremio de los menesterosos, los enfermos y los discapacitados. Como resultado de esto, usted puede sentirse atraído para trabajar en el campo de la asistencia social o brindar su tiempo, como voluntario de causas benéficas.

En ocasiones el Sol en XII, indica a un padre que psicológicamente, fue inaccesible. Es muy probable que su padre real no tuviera sobre usted una influencia manifiesta. Tal vez haya estado ausente durante muchos años, lo que impidió brindarle un modelo fuerte en lo que atañe al hecho de afrontar la realidad. Asimismo, usted tal vez haya reprimido muchos recuerdos y sentimientos relacionados a su padre, impidiéndole, de esa manera, que influyera conscientemente sobre el rumbo de la vida de usted.

Por esto se le pide cultivar una vida religiosa, pues su fe en un SER SUPERIOR, le permitiría armonizarse con el principio -padre-, que usted no experimentó adecuadamente en función de un padre personal. Así su crecimiento puede implicar aceptación de su verdadero yo y abandono de un yo demasiado pequeño y demasiado grande, de un ego ideal alejado de la realidad, o de una imagen personal que es producto de la fantasía. Al aprender a aceptar sus limitaciones y respetar sus fuerzas, tal vez necesita afirmar lo siguiente: “ YO, POR DERECHO PROPIO, POSEO VALOR Y DIGNIDAD. TENGO DERECHO A EXISTIR”. Aunque es vulnerable respecto de como se expresa y se hace valer, tal vez le resulte provechoso aprender Arte Dramático, psicodrama, oratoria y otras habilidades que lo ayuden a ganar confianza. Cuanto más sólido sea su concepto del Yo, más capaz será para hacer frente y abandonar al egocentrismo, al orgullo y a la arrogancia, los cuales son malsanos y secretamente la socavan e impiden descubrir lo que usted verdaderamente vale.


LA LUNA EN LA CASA DOCE

La Luna sugiere que usted es una persona reservada y que vacila en revelar lo que siente y necesita. A menudo, temeroso de su vulnerabilidad, bloquea su percepción de lo que siente y procura refugiarse, respecto de su mundo interior, en actividades habituales que usted cumple de manera automática. Quizá le sea difícil tomar contacto con su Yo emocional oculto porque desarrolló, a lo largo de su vida, defensas contra los niveles primitivos de necesidad y dependencia que lo aterrorizan. Tal vez sienta muchísima vergüenza en relación con ese yo- niño sepultado dentro de usted.

Reprimidos durante largo tiempo, su tristeza y anhelos tal vez estallen a veces como lágrimas infantiles, que parecen ser regresivas y fuera de lugar. Como Alicia en el país de las maravillas, que se ahoga en un torrente de lágrimas, usted se siente abrumado, y procura aplastar cualquier intento de exhibir en el futuro sus sentimientos. Su lema puede ser: “Sé fuerte; no llores”. Usted no solo teme ahogarse en sus sentimientos y necesidades, sino que también teme revelar a los demás sus vulnerabilidades, para que no se rechace o abandone.

Tal vez por experiencias traumáticas de cuando era niño, en las que usted sintió un insoportable desamparo y una no menor necesidad y dependencia en relación con un progenitor que no podía responder con sensibilidad, usted aprendió a temprana edad, a volverse hacia sí mismo y establecer su propia autonomía. “Debo estar solo: no necesito a nadie”, fue lo que usted decidió cuando se negó a relacionarse emocionalmente y aprendió a alternar con la gente, pero sin comprometerse plenamente. Emocionalmente autónomo y aislado, usted se convirtió en un sobreviviente capaz y aprendió a representar con eficacia los papeles que le pedían. Pero a menudo, como resultado de su represión se siente vacío y agotado.

Obligado en sus primeros años a volverse hacia sí mismo, usted aprendió a cuidarse y a reemplazar los cuidados que no recibía de los demás, con conductas y actividades sustitutas. Como resultado de esto, tal vez sea compulsivo en cuanto a sus propios rituales de cuidado personal, especialmente en función de sus alimentos. Las tendencias a la anorexia, la adhesión a dietas estrictas, la preocupación por las artes culinarias y el temor a comer en restaurantes son manifestaciones de la luna en la Casa Doce. A veces, mientras está enfermo, aprovecha este periodo para descansar de las exigencias de su Yo adulto.

La luna sugiere que usted nunca sintió que se le permitiera ser niño. Quizá su madre haya querido que usted fuese capaz de satisfacer las necesidades de ella. Ella tal vez estuviera profundamente perturbada, o bien agotada psicológica o físicamente, es probable que se haya sacrificado para participar en el mundo exterior a costa de su vida familiar.

A menudo, la Luna aquí significa fracaso en el primitivo lazo que la unía con su madre, aunque exista con ella un lazo interior que es profundo. Ese lazo acompañado por una idealización persiste en parte porque usted necesita aferrarse psíquicamente a ella, como resultado que no recibió adecuados cuidados. Si su madre fue incapaz de responder a sus señales no verbales y verbales, usted aprendió a desconfiar de la proximidad de los demás y no logró desarrollar un grado saludable de confianza.

Como resultado de un trauma de la infancia, usted tal vez reprimió sus experiencias primitivas, y recuerda poco de su vida familiar; tal vez haya desarrollado un estilo de vida que implique un mínimo contacto familiar. Quizá porque nunca tuvo un hogar seguro, o porque teme sentir que necesita una casa y una vida familiar, es probable que usted evite formar un hogar que pueda “nutrirlo” verdaderamente. Por ello resulta difícil desarrollar raíces en alguna parte.

Otra influencia aquí de la Luna, es la confusión en relación con la identidad femenina y las relaciones con las mujeres. Al carecer de un adecuado modelo de “rol” femenino, es probable que usted tenga ideas deformadas sobre la femineidad y la maternidad.

En el caso de ser Hombre lo que ocurre es que, se sienta inseguro en cuanto a lo femenino oculto que existente dentro. Quizá desvalorice los ámbitos “femeninos” de la vida.

Otra ventaja de la Luna en Doce, es su aguda intuición y espiritualidad innata. Por su sensibilidad, necesita pasar mucho tiempo solo, reflexionando sobre aspectos de su vida personal que no comparte fácilmente con los demás, y aliviándose de la sobre carga psíquica que acumuló como resultado de un contacto excesivo. Su soledad puede ser también importante: porque le ayudará a recuperar el contacto consigo mismo, y a conectarse con su naturaleza afectiva, a través de la meditación, la música y otros quehaceres.

Debido a los conflictos en mención, lo más seguro es que usted sea naturalmente solícito, probablemente se sienta atraído para trabajar en profesiones en las que preste servicio, en las que pueda satisfacer las necesidades de una humanidad herida o perturbada. Al identificarse con los perturbados, los enfermos o los débiles, usted pone de manifiesto su talento de enfermera, experta en el arte de curar o ser consejero.

Este oficio le permitirá tomar contacto con ese niño que está dentro de usted, aceptarlo y abrazarlo. Para que además usted tolere el terror que él siente que lo abandonen. Es así como además la terapia orientada hacia los sentimientos, la terapia de renacimiento, la autopsicología y la terapia de “los orígenes”, así como también la de las vidas pasadas, pueden facilitar ese proceso.


MERCURIO EN LA CASA DOCE

La influencia de Mercurio sobre su casa doce sugiere que usted es una persona reflexiva, capaz de brindar su estímulo mental, y que siente atraído hacia las labores que incluyan la lectura y los escritos. En la intimidad de su hogar, usted pasa muchas horas en la introspección, estudiando diversos temas, escribiendo o hablando por teléfono, a menudo a fin de aclarar lo que usted piensa sobre asuntos de interés personal. Casi siempre se está comunicando consigo mismo: dialogando con sus pensamientos, hablándose en voz alta, o hablando hasta cuando está dormido Como usted suele criticarse, estar inquieto y preocuparse, es probable que sienta un alto grado de tensión nerviosa que interfiera en su aptitud para concentrarse o enfocar su atención sobre un proyecto.

Su mente siempre está activa, procesando su experiencia interior y procurando organizar la vasta cantidad de estímulo que amenaza con abrumarlo. Como resultado de esto, usted puede ser compulsivo en las minucias: prepara listas, formula planes y organiza su vida. Su obsesión mental puede consistir, por caso, en un intento inconsciente de controlar su inquietud y alejar de su consciencia los pensamientos que constituyen una amenaza. De manera frecuente Mercurio suele hacerle sentir confuso, culpable o avergonzado por pensamientos que tiene y que quebrantan su código moral; sin embargo, el hecho de que intente inhibirlos sólo aumenta su inquietud y comportamiento mental compulsivo.

Algunas de las dificultades que otorga este planeta son: la tensión nerviosa, la inquietud y la preocupación, o bien, sus pensamientos, pueden hacer que usted sufra síntomas psicosomáticos o trastornos nerviosos que no son fáciles de diagnosticar o curar. Como resultado de esto, el examen de sus modos de pensar autoderrotistas y el desarrollo de modos constructivos de hablar consigo mismo pueden tener significativas ramificaciones en función de su salud emocional y física. Hay formas de terapia cognoscitiva, como por ejemplo la terapia racional-emotiva, que podrán ayudarle a liberarse de modos de pensar debilitantes, que procedan de su pasado y que le ayudaron, durante su infancia, a sobrevivir, pero que ahora interfieren en su funcionamiento eficaz como adulto.

La posición de mercurio indica que usted es vulnerable en lo que atañe a sus aptitudes mentales. Tal vez en su infancia se sintió por debajo de sus capacidades. Y es por ello que puede tender luego a sobrevalorar su mente. A veces busca refugio en su capacidad mental o se empeñan en demostrar su competencia, destacándose en la escuela. Sin embargo, un enorme puntaje en lo atinente a su capacidad intelectual puede también hacer que usted se sienta mentalmente inferior porque, en sus pensamientos, estudios y escritos, usted pugna por una brillantez que es difícil de alcanzar. El hecho de que usted sea muy descollante puede alimentar gloriosas fantasías de triunfo y aclamación en el ámbito del intelecto o de las comunicaciones, pero es probable que vacile en poner a prueba su capacidad, en público, profesionalizándose plenamente en estas disciplinas.

Su vulnerabilidad en función de sus pensamientos y capacidad como intelectual puede extenderse a las actitudes que usted adopte como escritor. Entonces, usted será un “escritor íntimo” y tal vez tema mostrar sus escritos a los demás, por miedo a que la crítica de éstos sea tan exigente como la suya propia. No obstante, escribir debe ser para usted una ocupación que le da satisfacciones; ya sea que escriba profesionalmente o no, es probable que se encuentre muy satisfecho escribiendo su diario y adoptando formas reflexivas de escribir que la ayuden a aclarar sus pensamientos.

Es probable que se incline naturalmente por la literatura, porque usted se armoniza sutilmente con percepciones interiores y posee una sensibilidad respecto de la atmósfera emocional, que da sentido a lo que usted experimenta. Su profunda intuición, su búsqueda continua de autoconocimiento y su interés por los procesos psicológicos acrecientan su percepción de la conducta y los pensamientos humanos. Su capacidad para aislarse del mundo exterior y escuchar a la voz interior podrán permitirle abrevar en las profundas fuentes de intuición que existen dentro de usted.

Fundamentalmente, usted es un pensador que no se expresa con palabras sino que percibe al mundo en función de sentimientos, imágenes y sensaciones. Tal vez le resulte difícil traducir estas impresiones no verbales en palabras, como si se viera obligado a nadar en la superficie del océano después de haber estado viviendo en el fondo de éste. Pero, debido a que usted vive en los reinos de las aguas, tal vez tenga un innato sentido poético que le perita usar imágenes, metáforas y relatos para hacer que surjan los sentimientos, intuiciones y percepciones del pasado, todo lo cual suministra un rico cúmulo de imágenes y significados que elevan todas las formas de su comunicación.

Debido a que vive tan profundamente dentro de usted mismo, está muy armonizado con sus experiencias interiores, pero distraído respecto de las minucias del mundo externo. Es probable que tienda a soñar despierto de una manera desmedida, y hasta a confundir sus fantasías con la realidad exterior. Otra dificultad de la estrecha relación existente entre su mente consciente y sus percepciones inconscientes consiste en que, con frecuencia, le abruman sentimientos y sensaciones que interfieren en su capacidad para pensar con claridad. Como resultado de “estar respirando bajo el agua”, su mente puede obnubilarse, sus pensamientos pueden desfigurarse, y su capacidad de decisión puede desconectarse con consideraciones confusas y ambiguas.

Lo que puede hacer que usted se mantenga en un estado de confusión es su pugna por “conscientizar” impresiones preverbales y el hecho de que usted sienta que es bombardeada internamente por muchas imágenes y pensamientos indeseables. Es probable que los pensamientos reiterados o en círculo junto con las racionalizaciones interfieran en su capacidad para encontrar la claridad que usted busca. Como resultado de esto, es probable que necesite dedicarse a actividades regulares que usen su mente pero la liberen de ejercitar, de manera autoderrotista, sus facultades analíticas o críticas. Llevar un diario personal, escribir poesías, meditar y efectuar trabajos de afirmación y “visualización” podrían ser de utilidad para usted.

La misma vulnerabilidad y la misma armonización de su inconsciente que influyen sobre su modo de pensar y escribir influyen también sobre su comunicación con los demás. Como usted es una persona reservada, que teme hablar francamente y hacer que la gente sepa lo que usted en verdad piensa, es probable que no siempre sea recto y honrado. A veces, se reserva lo que está pensando y luego estalla con una retahíla de palabras, monologando en vez de dialogar con los demás. Tal vez le sea difícil establecer un contacto mientras comunica sus pensamientos; quizá el estímulo interno que a veces la domina procures descargarse y la induzca a usar a los demás como caja de resonancia, en vez de establecer una comunicación recíproca. Es probable que los grupos le resulten especialmente molestos, porque su armonización con las señales interiores a expensas de las señales exteriores pueden inhibir su capacidad para sintonizar las señales de comunicación de una interacción social. Lo que usted tal vez necesite desarrollar es su capacidad para oír y responder adecuadamente en función de lo que se le sugiera, para no quemarse en silencio ni interrumpir intencionadamente a los demás.

Empero, como usted tal vez se siente inferior en cuanto a su aptitud para comunicarse o su inteligencia, lo que ocurrirá con más frecuencia es que ocultará lo que piensa en vez de expresarlo. Tal vez no le sea fácil traducir sus percepciones sutiles en palabras que los demás puedan entender; a menudo, usted tiene la sensación de hablar un idioma íntimo y que cuando realmente se expresa, entonces no lo oyen o no lo comprenden.

A causa de que sus pensamientos son subjetivos y, a menudo, profundos, es probable que no haya desarrollado la capacidad para hablar de trivialidades, la cual ayuda a sentirse mucho más cómodo al interactuar socialmente. Este déficit en el campo de lo social interfiere y no le hace sentir cómodo en sus encuentros con la gente, en iniciar conversaciones y en cambiar opiniones sobre asuntos externos que, en lo que a usted atañe, son de poca importancia. Como resultado de esto, es probable que eluda muchas reuniones sociales y limite su contacto a personas con las que usted pueda expresar con más libertad su mundo interior.

Su tendencia a retirarse de los estímulos excesivos de los encuentros sociales se halla también bajo la influencia de su supersensibilidad paranormal para captar lo que los demás piensan y sienten. Usted absorbe, sin saberlo, los pensamientos e inquietudes de quienes la rodean; y también recoge las insinuaciones sutiles y las comunicaciones inconscientes que la mayoría pasa por alto. Entonces, de manera inevitable, usted tiene una “sobrecarga” psicológica y es probable que se sienta confundido sin saber a quien pertenecen los pensamientos y las preocupaciones de las que usted es portadora. Por otra parte, su sensibilidad psicológica puede servirle, porque usted se armoniza tan perceptivamente con las motivaciones y necesidades de los demás y responde a los mensajes- de los demás con sensibilidad aguda y sagacidad.

Mercurio puede inclinarlo a efectuar sus contribuciones a la sociedad a través de la palabra escrita o de la asistencia social; quizá desee usar sus aptitudes mentales, organizativas y orientadas hacia la comunicación con una finalidad que trascienda su propio bienestar personal. A causa de su capacidad para percibir los niveles subliminales de la experiencia y organizar mentalmente sus percepciones sutiles, es probable que su vocación consista en profesiones que abarquen la literatura, el asesoramiento o la espiritualidad, como escritor, estudioso, investigador, psicólogo.

Su capacidad para usar constructivamente a su Mercurio puede depender de su aptitud para vencer las circunstancias negativas que influyeron, en su niñez, sobre su idoneidad para pensar, comunicarse y manejarse en sociedad. Mercurio es perturbador, y es probable que usted haya recibido de sus padres mensajes como estos: “No seas torpe!”, “Quédate callado”. Es probable que sus padres, al carecer de sensibilidad, lo hayan atormentado por la manera con que usted pensaba o hablaba, o que hayan dado escasa importancia a sus percepciones. Como resultado de esto, usted absorbió con demasiada facilidad el modo de pensar de sus padres y se volvió muy inseguro y desconfiado respecto de las propias aptitudes mentales y verbales. Es probable que no haya creído tener derecho a pensar por sí sola o a expresar de viva voz sus propios sentimientos.

Otra influencia de la niñez, relacionada con Mercurio en la casa doce, es una familia que no establece comunicación sobre sus experiencias personales e interpersonales. En una situación como ésa, los que prevalecen son los secretos. Es probable que los padres “monologuen” uno frente al otro, o frente a sus hijos, en vez de alentar el dialogo o un intercambio de pensamientos y experiencias que tenga sentido; otros padres dan por sentado que saben lo que su hijo piensa y se ponen a “leer su mente” o a “violar su mente”, diciéndole al niño lo que este piensa o hablando por él frente a los demás.

Para poder controlar las posibilidades positivas de Mercurio en casa doce, usted necesita percibir cuáles son las actitudes y conductas autoderrotistas que desarrolló, y reeplazarlas con creencias, pautas y acciones constructivas. El hecho de que haga esto puede implicar no solo un examen de sus modos de pensar sino también un activo desarrollo de sus aptitudes para pensar, escribir, comunicarse y manejarse en lo cual usted es capaz. La psicoterapia orientada hacia la conversación, especialmente la terapia con un enfoque cognoscitivo, podrá ayudarla a reprogramar su modo negativo de pensar, aprender a confiar en sus percepciones e inteligencia, adquirir mayor confianza en lo atinente a su modo de comunicarse e interactuar socialmente.


Tomado de: Su Yo Secreto, Tracy Marks, Editorial Kier, 1994.