URANO, NEPTUNO Y PLUTÓN EN CASA 12

.
URANO EN LA CASA DOCE

Urano sugiere que aunque usted aparezca como convencional, es muy individualista en privado. Temeroso de revelar su idiosincrasia y de que se la perciba como diferente, anormal o loco, usted oculta sus tendencias no conformistas. Su vulnerabilidad en relación con su imagen pública puede estar conectado con antecedentes familiares en los que se desalentará o incluso se denigrara afectivamente lo que fuera no convencional y extremo. Como resultado de esto, usted teme que sus intereses y conducta, que siguen otro rumbo, no solo le inquietan y tornan proclive a ser rechazado sino que también induzcan a que se le condene sin reservas. Sin embargo, en secreto, usted fantasea creyéndose totalmente inconvecional, independiente y hasta de conducta desaforada.

En privado, usted expresa su interés por la astrología, los fenómenos paranormales, las filosofías muy de avanzada y otras formas de conocimiento intuitivas o progresistas. Mentalmente activo, usted marcha en pos de variadas actividades insólitas que la estimulan y amplían su perspectiva de la vida. Aunque es probable que sea rápida en modificar el enfoque de su atención, y aunque le sea difícil concentrarse en una actividad durante algún tiempo, no obstante le fascina cada nueva empresa.

A pesar de su conformidad exterior o incluso a causa de ésta, usted disfruta la emoción de participar en asuntos únicos y de avanzada que lo ayudan a descubrir la dinámica oculta de la psiquis o de la realidad.
 Una perturbadora característica de Urano en la casa doce es que usted, se halla constantemente en un estado de excitación interna. Su energía inquieta y nerviosa interfiere en su sueño; tiene sueños exóticos e inconexos de los que despierta súbitamente, a veces como resultado de cargas eléctricas que zumban a través de su cuerpo. De día, se siente tentado a asumir comportamientos en los que infrinja la ley, a expresar su obstinación de maneras inesperadas, especialmente las que usted misma se crea; asimismo, es probable que se sienta impulsada a efectuar en su vida cambios repentinos e imprevistos que no siempre la benefician.

Sus repentinos y dramáticos estados de consciencia y conducta la desorientan, frecuentemente; empero, también explican su ductilidad psicológica y su capacidad para encarar las contradicciones e incongruencias de la vida.

Otro beneficio de su sistema nervioso que está muy cargado es que los descompuestos estados mentales que usted experimenta contribuyen a agudizar sus facultades intuitivas y paranormales. Lo que con frecuencia le ocurre es lo siguiente: repentinos relámpagos intuitivos, momentos de genialidad, experiencias transformadoras, vislumbres de ideas y posibilidades que son progresistas hasta según los parámetros de la Nueva Era. La energía interna que quizá sea tan destructiva, también lo despierta respecto de nuevos y significativos modos de ser, lo capacita para liberarse de influencias pasadas y alimenta su consagración al proceso del despertar interior. Esta posición de Urano es excelente para un metafísico buscador de la verdad o para quienquiera que desee escuchar y seguir la guía del yo interior.

Un campo conexo de su vida interior acuariana es su atracción hacia la Nueva Era, hacia las filosofías humanitarias y hacia los estilos de vida de igual índole. Pero, a causa de que su Urano está en su casa doce, tal vez vacile en integrar movimientos sociales y políticos, o en actuar por una causa en la cual cree. Profundamente identificada con los inadaptados sociales, se siente aparte de la corriente principal y decide seguir su propia senda, en vez de participar en actividades grupales y comunitarias; prefieres cultivar su vida privada y una compañía de espíritus afines con los que pueda expresar su individualidad.

Esta posición de Urano sugiere que sus amistades son de considerable importancia para usted. Su intuición, que es aguda, es un capital que lo ayuda a comprender a sus amigos y a relacionarse con los problemas de sus vidas. A cambio, ellos le brindan su apoyo oculto, especialmente en épocas apremiantes. Cuanto más abierto esté hacia su mundo interior, más probable es que usted haya de beneficiarse con sus amigos, puesto que usted no tiende a buscar relaciones que se basen en asuntos superficiales o externos. Sin embargo, si teme a la inestabilidad de su psiquis y vacila en participar íntimamente con otra persona, entonces es probable que usted abreve en la expresión “más solitario” de Urano y evite totalmente crearse amistades.

Debido a que usted necesita salvaguardar su autonomía, es probable que mantenga una distancia o un desapego, de carácter psicológico, respecto de sus relaciones. Aunque participa con los demás y se entrega a aquellas, teme la proximidad y la instrucción emocional sobre su independencia solícitamente guardada. Por un lado, usted propicia la intimidad pero, por el otro, sutilmente emite mensajes como éste: “No te acerques demasiado. No incursiones en mi espacio”. Su temperamento irregular, en el orden emocional, puede también crear barreras que sea una amenaza para su intimidad.

Otra faceta de su vida de relación es su atracción hacia personas individualistas o excéntricas que estén menos inhibidas que usted en cuanto a revelar su propia idiosincrasia. Cuando se encuentra en compañía de ellas, usted se siente libre para expresarse, para ser “loco”. También experimenta un secreto deleite en sacudir a los otros. Como a veces usted tiene arranques volubles, irregulares, extraños e inadecuados, es probable que las personas estén al tanto del “yo secreto” de usted, y que, a un mismo tiempo, lo aprecien y sean cautelosas con usted. Después de todo, ni siquiera usted está segura de quien será cuando despierte por la mañana.

El hacer las paces con Urano en su casa doce implica poseer y abrazar plenamente a su individualidad, así como hallar salidas constructivas para su talento único, para que usted no necesite destruir indebidamente su vida, a fin de expresar su energía uránica. Lo que usted necesita es crear estructuras y relaciones que le permitan liberarse periódicamente de convencionalismos y correr el riesgo de actuar como un loco o un desaforado. Solo aceptando y valorando su singularidad como ser humano es probable que se sintonice con el notable grado de originalidad e inspiración que yace precisamente debajo de la superficie de su consciencia.

Asimismo, es probable que usted descubra que su dedicación a estudios metafísicos o causas humanitarias le brinde oportunidades para demostrar su agilidad mental y sus ideas y actitudes progresistas. La inquieta energía mental existente dentro de usted necesita un enfoque o una salida en el mundo, donde usted podrá efectuar su contribución a la humanidad y sentirse conectado con ésta.

Debido a su alto grado de tensión nerviosa, también precisa desarrollar su tolerancia respecto de la excitación, dedicarse a actividades físicas a través de las cuales descargue su exceso de energía y calmarse periódicamente mediante alguna forma de meditación que le permita hacer que su actividad mental descanse.


NEPTUNO EN LA CASA DOCE

Indica que usted posee sensibilidad innata que contribuye a que preste atención a los necesitados. Hondamente compasivo, se siente atraído hacia la vulnerabilidad de los demás, y usted procura prestarles sus cuidados y protegerla. Empero, debido a que su Neptuno está sepultado dentro de su casa doce, usted puede tapar su sensibilidad respecto de su vida personal y abstenerse de involucrarse indebidamente en lo emocional, Su Neptuno es engañoso porque, aunque su empatía y solicitud son reales, usted no las brinda especialmente a individuos en especial y se siente más cómoda respondiendo a las necesidades de aquellos con los cuales usted no está involucrada personalmente.

Como protege tanto su vulnerabilidad, es probable que vacile en derribar sus propios muros y en entregarse a los sentimientos de amor y necesidad que surgen en las relaciones estrechas. Tal vez porque usted no se sintió seguro expresando su sensibilidad en familia, aprendió a parapetar a su yo verdadero detrás de un fuerte sistema defensivo, para que el mundo exterior no lo hiriera o corrompiera indebidamente. Su dificultad resultante es que, aunque tal vez se muestre receptiva respecto de los demás, es probable que esté insatisfecha y anhelosa, incapaz de defenderse dentro de las energías suaves, cálidas y calmantes, propias de Neptuno, existentes en usted.

En la soledad, abrumado a menudo por las energía que usted absorbió de los demás, tal vez se sienta sin rumbo e internamente desorganizado. Necesita tiempo para salir de su confusión interior y armonizarse con los ámbitos de la consciencia que le den claridad y paz interior. Si toma duchas o baños o está cerca del agua, lo mismo que si escucha música o expresa su creatividad, todo eso le ayudará a recuperar el contacto con su propio yo. A menudo, usted se evade y sueña despierto o se entrega a fantasías que la consuelan; asimismo, puede sentirse tentado para usar drogas o alcohol, a fin de trascender las preocupaciones de su vida diaria. A menudo Neptuno es para usted una experiencia de todo o nada; entonces usted se sume en la paz interior y se embriaga con las alturas, o se siente estéril y vacío, asediada por vagos anhelos de una realización que aparece completamente fuera de su alcance.

El hecho de tener a Neptuno en la casa doce indica posibilidades de canalizar su imaginación hacia ocupaciones que sean satisfactorias. Empero, debido a que su yo creativo nunca recibió mucho aliento, y porque usted tiene miedo de su propio caos interior, es probable que se abstenga de desarrollar ese talento creado. Como es un músico o una poeta “íntima”, es probable que se sienta insegura y vulnerable en función de sus expresiones personales, y titubear en cuanto a compartir su trabajo con los demás. Debido a que su sensibilidad neptuniana está tan profundamente sepultada, es probable que usted necesite largos periodos de soledad o retiros de un exigente programa de actividades a fin de oír la voz de su musa y expresar su impulso creador.

Dentro de usted mismo, Neptuno anhela en consecuencia, la unión y la trascendencia. Por la noche, usted duerme profundamente, a menudo tan profundamente que no recuerda sus sueños. En secreto usted es mística, pero a un mismo tiempo desea y teme a lo sublime, desea trascenderse y experimentar lo ilimitado del amor infinito, pero le aterroriza perder su sentido de identidad y su base en el mundo. No obstante, los estudios espirituales y la meditación podrán ayudarla para que lleve a cabo su búsqueda interior y encuentre la conexión con las energías divinas que usted busca y necesita. La práctica de la visualización puede también beneficiarlo, porque usted tiene un raro poder para usar su imaginación y hacer que esta influya sobre la realidad.

Una dificultad de Neptuno en su casa doce es la tendencia que la vaga y a menudo indescifrable energía de Neptuno posee: la de impedir que usted sea capaz de ser honrado consigo mismo, y como resultado de esto, podría ser que no hable ni actúe con los demás de una manera de una manera directa. Usted no se propone ser esquivo o engañoso, pero son sus propias confusiones e ilusiones las que influyen sobre su conducta. A veces, al no dar curso a su vulnerabilidad y necesidad, es probable que usted vacile en actuar directamente, no porque procure proteger a los demás sino porque teme las respuestas de éstos.

Se avergüenza de su debilidad, de su desamparo o impotencia, de su sensibilidad, necesidad de consuelo y deseo de ser rescatado; como resultado de esto, usted se defiende contra tales sentimientos. Pero porque lleva dentro de sí a un niñito vulnerable que constantemente influye sobre usted, actúa de manera tal que fortalece su experiencia de que es pequeñito. Duro por fuera pero blando por dentro, usted asume, con demasía facilidad, el papel de víctima y permite que la exploten.

Una desventaja de que interiormente se siente pequeñito es que contribuye a su identificación con los oprimidos y su atracción hacia labores de asistencia social. Al servir a los demás, expresa su compasión, responde a la vulnerabilidad existente en los demás - en lugar de revelar su propia vulnerabilidad- y concreta sus ideales en lo que atañe a servir a la humanidad.

Aunque tal vez no se concentre conscientemente en sus ideas, éstas influyen subliminalmente sobre usted. En contraste con su yo humilde y pequeño, su Neptuno también le fabrica un grado de grandiosidad que a menudo es inconsciente. Tal vez sueñe despierta con ser un gran “curador”, un gran creador o un dirigente espiritual; puede ser que se abstenga de desarrollar sus posibilidades en muchos campos, a fin de evitar poner a prueba sus aptitudes y de desafiar a esa imagen fantástica que le sirva de apoyo. Por un lado, sus elevados ideales la motivan para que asuma una conducta altruista y una devoción desinteresada; por el otro, contribuyen a una percepción, a menudo deformada, de sus propias posibilidades, a costa de desarrollar su poder en el mundo.

Tanto en sus relaciones como en el trabajo, usted es motivado por fantasías inconscientes. En algún sitio de su pasado, en su infancia, en su consciencia se grabó la imagen de una unión beatífica o de la fusión de las almas. Como resultado de esto, usted busca inexorablemente una experiencia que refleje este ideal interior; inevitablemente, incapaz de abrazar las limitaciones de las relaciones humanas reales, usted se siente decepcionada. Esta inquietud divina alimenta a menudo su ambivalencia en las relaciones personales; aunque en momentos extraordinarios y preciosos usted experimente la conexión del alma que usted busca, empero usted lucha para abrazar a la persona real que está frente a sí, mientras vacila en apartarse de la imagen interior que usted ama y a la cual se aferra, a expensas de la realidad.

En sus relaciones personales usted, es, no obstante, sensible a las necesidades de los demás y atrae hacia sí a personas sensibles, creativas o espirituales que expresan claramente su Yo neptuniano latente. Es una esponja en el orden paranormal, y a menudo absorbe los sentimientos de esas personas y los confunde con los suyos propios. Debido a su propia confusión, puede ser indirecto y esquivo, y actuar a partir de motivaciones heterogéneas. Es probable que las personas se sientan atraídas hacia la profunda sensibilidad e inocencia que perciben dentro de usted pero, en la medida en que usted sea confusa e incongruente en sus palabras y conducta, es probable que las mismas personas desconfíen.

Muchos conflictos que experimenta en su interior y con el mundo exterior son influidos probablemente por las experiencias que usted tuvo en su niñez. Quizá su alma no quería nacer; y probablemente se rehusara a abandonar su apego a los reinos celestiales. Tal vez sus padres consideraran como una amenaza la inocencia infantil, la pureza de espíritu, la sensibilidad y la creatividad que usted evidenciaba, y por ello procuraran impedirle que expresara su yo verdadero y bello.

Profundamente herido, el niño divino que en usted existió se retiró a los reinos casi inaccesibles pero nunca lo suficientemente lejos como para borrar su propia memoria. Entretanto, su ego consciente absorbió los mensajes de sus padres en el sentido de que los valores creativos, espirituales y altruistas no eran importantes, o constituían valores que ellos no esperaban que usted manifestase.

Para hacer las paces con Neptuno, necesita encontrar un sendero espiritual o creativo que la ayude a sentir la energía de su alma y a renovarse abrevando en el vasto receptáculo de amor radiante que existe dentro de usted. Necesita descubrir su sueño, seguir su energía y abrir los canales que le permiten introducirse energía en su vida diaria. En vez de buscar interminablemente lo divino que en la vida existe, necesita hallar la conexión con lo divino que existe dentro de usted, y dirigirlo e introducirlo en su vida, para abrazar más plenamente al mundo que la rodea.

Pero, a fin de conocer y expresar su divinidad interior, en primer lugar debe abrir las puertas que había encerrado al niño profundamente vulnerable que existe en su interior. Es difícil permitirle que se revele, porque la dureza dl mundo amenaza con agredir sus debilidades y corromper su inocencia. Es probable que la inspiren y ayuden ciertas formas de psicoterapia, como por ejemplo la psicosíntesis, que utiliza la “visualización” y que tiene predilección por lo espiritual y lo creativo. Pero es probable que usted se beneficie con cualquier psicoterapia o cualquier relación curativa con alguien que posea una sensibilidad o una ternura extraordinarias, que abrace y ame a la niño vulnerable, asustado y exquisitamente bello que existe dentro de usted, y la aliente para que salga a la superficie y encuentre su sitio dentro del mundo.


PLUTÓN EN LA CASA DOCE

La influencia de Plutón sobre su duodécima casa sugiere que aunque usted posee un depósito interior de energía y fuerza notables; frecuentemente se siente impotente y a merced del mundo exterior. A causa de que tiene miedo de su energía original, desarrolló un sistema defensivo que bloquea su acceso a los recursos profundamente sepultados dentro de usted. Separada de su consciencia, esta energía Plutoniana puede ser terrorífica para usted, especialmente porque no se integra en su yo consciente, no se domesticó o civilizó a través del proceso de socialización, y fue deformado por años de represión.

Los deseos sexuales, las pasiones, los resentimientos y los odios del pasado pueden estar enconándose dentro de usted, amenazando con vencer a su control personal y abrumar a su consciencia. Por la acumulada carga emocional de esas energías y las amenazas que estas representan para su propio yo, es probable que usted no pueda permitirles penetrar bastante en la consciencia para descubrir la constructiva fuente de energía, la vitalidad, las capacidades regenerativas y curativas y la fuerza interior que éstas pueden brindarle una vez que las reconozca, las elabore e integre en su vida.

Pero, a menos que su Plutón esté totalmente carente de aspectos, estas energías surgen en su vida. Los planetas con los que Plutón está en aspecto son portadores de intensa carga de emociones y de la energía de los deseos, propia de Plutón, usted experimenta períodos de una energía intensa y explosiva, porque su volcánico yo inconsciente hace erupción dentro de su consciencia. En esas épocas, es probable que usted se sienta descontrolado, poseído, obsesionado y dirigido por deseos que no comprende. Pero también se siente vivo, motivado, potente y capaz de asumir la carga de su vida.

La duodécima casa es un lugar difícil para Plutón, que amenaza con abrumar al ego donde quiera que tenga lugar en la carta, y con obligarnos a enfrentarnos con las facetas oscuras y tenebrosas que preferiríamos olvidar. Quienes tienen a Plutón en la duodécima casa tal vez seamos portadores de la sombra colectiva de la humanidad. A través de nuestros encuentros con las oscuras fuerzas demoniacas existentes dentro de nosotros, no solo los asuntos nuestros, del pasado, que dejamos sin terminar, si no también “las heces” que absorbimos del mundo exterior e introducimos en nosotros, probablemente contribuyan significativamente a mantener el equilibrio psíquico de lo colectivo.

Sin embargo, en el nivel personal, tal vez usted sufra con Plutón, especialmente cuando vuelve la energía dura y sin compromisos –propia de Plutón- contra usted mismo. Las cuadraturas con Plutón en la duodécima casa pueden ser especialmente atormentadoras, porque lo obligan a encarar a usted sus energías tenebrosas. Aunque superficialmente usted parezca calmo, en su interior libra una batalla constante. Se juzga con crueldad e intenta disciplinarse; se niega satisfacciones que aliviarían sus agobios; se obsesiona con pecados, culpas y vergüenzas del pasado, que usted nunca superó. Contra su voluntad, ataques de odio contra sí mismo pueden inducirlo a adoptar conductas autodestructivas o a preocuparse morbosamente pensando en la muerte o en el suicidio.

En la medida en que sea capaz de canalizar esta energía Plutoniana mediante ejercicios físicos o de actividades (relacionadas con los signos y las casas que están es aspecto, y con la casa que Plutón rige), es probable que usted pueda controlar su fuerza y vencer obstáculos del mundo exterior. Ciertamente las oposiciones de Plutón a la sexta casa brindan salidas para que usted se realice en el ámbito del trabajo y de la salud. Pero para canalizar más acertadamente a Plutón, lo primero que debe hacer es dejar que las energías de aquel penetren en la consciencia de usted.

Si bloquea su vida interior, es probable que evite la soledad, la reflexión y las actividades tranquilas y relajantes que aflojan sus defensas. Cuando está solo usted se dedica a rituales obsesivos-compulsivos o a proyectos exigentes que requieren su plena atención y silencian las voces interiores. No obstante, se siente introducido por fuerza en estados de recogimiento y también de sueño profundo. Como sus sueños reflejan a menudo las energías tenebrosas que lo perturban y obsesionan, raras veces los recuerda. Es probable que también su inconsciente lo amenace con querer ingresar en sus imágenes originales.

Por otra parte, Plutón en su duodécima casa puede inclinarlo a asumir una actitud contraria respecto de su vida interior. Incapaz de bloquear las turbulentas fuerzas que existen dentro de usted, es probable que se convierta en un explorador valiente, decidido y despiadado de su yo-sombra. Capaz de regenerarse a través de períodos de soledad, se sume en los abismos de su psiquis, se enfrenta con los ángeles y demonios que allí residen y controla su energía para sus propias finalidades conscientes. Usted posee recursos ilimitados de autorenovación, tanto en lo físico como en lo emocional. Su vida es proceso constante de autoterapia, complementado frecuentemente con experiencias de psicoterapia a las que usted se consagra de todo corazón, en un intento por descubrir cuáles son las fuentes de sus conflictos y curarse de heridas del pasado. Más que la mayoría de la gente, es capaz de autotransformaciones profundas y duraderas.

Las ventajas de Plutón en la duodécima casa son tan dramáticas como sus riesgos. Aunque incapaz de experimentar en su vida diaria energía y fuerza suficientes, usted descubre en las crisis profundos recursos de energía, capacidad, vigor y fuerza. Por esta razón es probable que se ponga a prueba participando en situaciones que sean un desafío. Quizá adopte un estilo de vida que lo obligue a encarar a las energías plutonianas existentes fuera de usted (por ejemplo, enrolándose o dedicándose a actividades clandestinas); tal vez se sienta atraído a trabajar en algo que implique ayudar a personas que atraviesan una crisis. Debido a que sus actitudes para curarse psicológica y físicamente y hacer lo mismo con los demás son verdaderamente notables, podrá beneficiarse ejercitando y cultivando este talento.

William James escribió: “La mayoría de la gente vive –tanto en lo físico, en lo intelectual, como en lo moral- en un círculo restringidísimo de su ser potencial”. Y agregó lo siguiente: “Las grandes emergencias y crisis nos muestran cuánto más grandes de lo que habíamos supuesto son nuestros recursos vitales”. Su Plutón en la duodécima casa indica que sus recursos ocultos son mayores que los de una persona común y corriente, la cual carece de ese cúmulo de fuerza interior a la que pueda recurrir en épocas apremiantes.

Otro talento indicado por Plutón en su duodécima casa es su perceptividad psicológica. Como tiene acceso a las profundidades originales existentes dentro de usted, tiene una rara habilidad para percibir las energías subliminales existentes dentro de los demás. Como resultado de esto, cuando llega a ser capaz de enfrentarse con el material de su sombra, es probable que decida internarse en el campo de la psicología. Otra opción es un trabajo que implique investigaciones y estudios.

Plutón en su duodécima casa sugiere que, en su niñez, hubo una agitación emocional que influyó sobre usted para que introvirtiese su energía y se bloquease para no percibir el dolor, el deseo y la ira que estaba experimentando. Tal vez su familia lo avergonzaba profundamente; sus padres quizás le comunicaron que la agresividad y la sexualidad de usted eran inaceptables. Durante la adolescencia, es probable que los impulsos sexuales lo hayan atormentado tanto que se vedó aún más tener acceso a las fuerzas primitivas, pero potentes, existentes en su interior.

A veces, Plutón en la duodécima casa indica una historia de maltrato físico o emocional. Un padre (o una madre) Plutoniano puede haberlo atormentado sin piedad, tiranizando la casa y “castrándolo”, asegurándose de que usted no fuese una amenaza para su poder. Incapaz de encontrar salidas de aceptación o constructivas para su deseo, pasión, odio y rabia –que sus padres no podían enfrentar- usted sepultó dentro de sí esas emociones. Incapaz de hacer valer su propia fuerza, desarrollo modalidades de conducta que expresaban su impotencia.

Debido a que sus progenitores renegaban de sus personalidades sombrías y proyectaban sus cualidades negativas sobre sus hijos, es probable que usted haya “hecho suyos” muchos sentimientos y conflictos que sus padres se negaban a reconocer y les pertenecían. Por ello, como portador de esa sombra familiar, usted no sólo sufre sus propios deseos y emociones reprimidos sino también los de sus progenitores. Incapaz de manejar sus energías primitivas, es probable que ellas hayan necesitado un receptáculo para sus egos rechazados y un blanco para achacarle sus culpas. Como resultado de esto, una parte de su propio proceso de integración psicológica puede implicar que usted establezca una separación entre la sombra de sus progenitores y la suya propia. Lo que usted necesita es desarrollar compasión para consigo mismo, negarse a flagelarse por pecados y crímenes que nunca fueron suyos, o que fueron resultado de los conflictos propios de sus padres, que ellos no resolvieron.

Inevitablemente, sus relaciones familiares formaron más tarde, en su vida, el diagrama de sus relaciones personales. Como aprendió a esconderse tan profundamente dentro de sí mismo, o a ocultarse tan profundamente respecto de sí mismo, es probable que haya desarrollado una persona claramente diferente del intenso y tumultuoso yo Plutoniano que existe dentro de usted. Reservado y retraído, es posible que usted experimente vicariamente la turbulencia de su vida interior, atrayendo hacia sí a personas que se expresen más emocionalmente que usted y cuyos conflictos psicológicos son más patentemente reconocibles.

En sus relaciones personales, usted es motivado, a menudo, por fuerzas que no reconoce o no comprende. Temeroso de hacer valer su fuerza, es probable que actúe indirectamente, digitando a los demás o produciendo sentimientos de venganza mediante conductas saboteadoras. Temeroso de que lo dominen, es probable que luche con la paranoia o con ansiedades de persecución, y tal vez tenga miedo de que la otra persona, como lo hicieron sus padres, actúe destructivamente para con usted. Reiterando escenas del pasado, es probable que introduzca de buen grado en su vida a quienes lo traten tan duramente como usted se trata a sí mismo.

La armonización con Plutón en la duodécima casa es un proceso exigente. A veces, incapaz de tener acceso a sus energías sepultadas dentro de sí, atrae circunstancias de la vida que son traumáticas, como un medio para obligarse a poner en movimiento sus propios recursos. A semejanza de Perséfone, tal vez necesite que Plutón lo rapte y viole, para ingresar en la etapa siguiente de su evolución. Pero cuanto más consciente es usted de sus energías originales y más se consagra a su autoevolución, más probable es que tenga que crear situaciones que no sean traumáticas, las cuales le exijan que usted descubra y utilice su fuerza personal.

Stephen Kaplan Williams escribió “Si quieres amar, expresa odio”; y agregó: “Si quieres odiar, expresa amor”. Esta guía es especialmente útil para usted, porque necesita honrar, poseer y expresar las facetas oscuras de sí mismo antes de que pueda recobrar su fuerza constructiva y curativa. Necesita una filosofía de vida que honre a la oscuridad, y una imagen personal que acepte la limitación humana, la flaqueza y el mal propios del ser humano. Aferrarse a ideales virtuosos sólo introduce más hacia el fondo a las oscuras pasiones; allí se enconan y secretamente lo trastornan. Mediante psicoterapia y relaciones confiables con personas que acepten las energías sombrías de usted, podrá empezar a redimirse y transmutar a las fuerzas más oscuras y tortuosas existentes dentro de sí, para convertirlas en fuentes de fuerza y potencia.

Los demonios de la psiquis se agigantan en la oscuridad de la inconsciencia. Usted necesita dejar salir al aire libre a su demonio interior para observarlo, descubrir como se siente y que quiere, y permitir que el aire libre de la consciencia y las aguas de la compasión transformen a ese demonio en un valioso guía interior. Sin embargo, para hacer esto, deberá agrandarse lo suficiente como para contener la terrible energía de ese demonio. Tal vez necesite fortalecerse físicamente mediante un régimen de arduos ejercicios; probablemente se beneficie mediante disciplinas físicas, por ejemplo, con yoga, artes marciales o rolfing; es probable que logre una mayor integración valiéndose de psicoterapias, como pueden ser la bioenergética o la psicoterapia de Reich, las cuales aflojan su coraza corporal y lo ayudan a acrecentar su tolerancia respecto de la excitación, el terror, la rabia y la pasión.

Pero antes de que pueda empezar el proceso de volver a ser dueño de sus energías físicas y emocionales, es probable que necesite alterar sus actitudes. ¿Qué racionalizaciones usa para seguir manteniéndose impotente? ¿Qué ideas vive, a través de las cuales pierde su potencia? ¿Cuáles son las ganancias secundarias que experimenta como resultado de su propia impotencia o de sentirse víctima? ¿Qué le permitirá abandonar esto último y crear medios más sustanciales de realización y autoestima? Sólo observando cómo usted mantiene encerrado a Plutón dentro de la duodécima casa, podrá empezar a evaluar las consecuencias implícitas en recuperar las energías de las que usted renegara y en experimentar y expresar más plenamente su fuerza personal.


Tomado de: Su Yo Secreto, Tracy Marks, Editorial Kier, 1994.



Entradas populares de este blog

Vive Sano: Baños de Limpieza en Casa.

EL NODO NORTE y EL NODO SUR EN LA CASA 12

JÚPITER Y SATURNO EN LA CASA 12

SOL, LUNA Y MERCURIO EN LA CASA 12

PLANETAS EN LA CASA 12.

LUIS ALBERTO SPINETTA: APUNTES SOBRE URANO DESDE SU CARTA ASTRAL.

MARTE Y VENUS EN CASA 12

Ascendentes: Tauro, Leo, Escorpión y Acuario.

LOS DECANATOS